Guatemala: Colom rechaza "cacería de brujas" a quienes lo acusaron de crimen

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, descartó este miércoles lanzar una "cacería de brujas" contra quienes exigieron su renuncia el año pasado luego del crimen del abogado que lo acusó en un video de su muerte, lo que fue descartado por una investigación de la ONU.

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, descartó este miércoles lanzar una "cacería de brujas" contra quienes exigieron su renuncia el año pasado luego del crimen del abogado que lo acusó en un video de su muerte, lo que fue descartado por una investigación de la ONU.La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente creado por la ONU y dirigido por el jurista español Carlos Castresna, concluyó el martes que el propio abogado Rodrigo Rosenberg fue el que planificó su asesinato, el 10 de mayo de 2009, desvirtuando toda responsabilidad de Colom."Se hará un análisis muy objetivo y no se iniciaría ninguna cacería de brujas y nada parecido, simplemente la objetividad, si hubo o no hubo manipulación o asociación para derrocar a una autoridad electa", afirmó Colom a periodistas extranjeros.Colom indicó que ha recibido llamadas de congratulación de los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Chile, Michelle Bachelet; Colombia, Álvaro Uribe; y República Dominicana, Leonel Fernández.Declaró que como "persona, como ciudadano, diría que no, no tengo la mayor intención (de acusar a sus detractores). Fue una cosa espeluznante, una infamia imperdonable, pero yo no tengo rencor en mi corazón y nada de eso, no hay ningún espíritu de venganza".Pero, "como presidente tengo la obligación de hacer cumplir la ley y la Constitución, un equipo legal con toda objetividad iniciará un análisis para no caer en omisión, aclaró.El video, en que Rosenberg acusaba de su segura muerte a Colom, a la primera dama Sandra Torres, y al secretario privado del mandatario, Gustavo Alejos, provocó la peor crisis política en la historia reciente del país.Colom calificó como lo sucedido como "una pésima obra de teatro" y "una infame actitud" en su contra, porque fue aprovechada por sus rivales políticos para arrinconar al mandatario socialdemócrata."Miran una infamia y se empiezan a subir sapos y culebras a un carro que no era el correcto (...). Se juntaron todos los vampiros y entonces comenzaron a chupar sangre", aseveró, en alusión a los que lo tildaron de asesino.Manifestó que los opositores que se "subieron al carro" y le acusaron del crimen tienen responsabilidad política y si la investigación aclara que alguno se salió de la ley, "la tiene que afrontar".

Más noticias

0 Comentarios