Grandes maniobras con vistas a la liberalización de enlaces aéreos Japón-EEUU

Japón y Estados Unidos se preparan para la liberalización de los enlaces aéreos entre ambos países, como ilustra la puja por Japan Airlines (JAL) entre las estadounidenses Delta Air Lines y American Airlines, por un lado, y All Nippon Airways (ANA), aliada a United y a Continental Airlines, por el otro.

Japón y Estados Unidos se preparan para la liberalización de los enlaces aéreos entre ambos países, como ilustra la puja por Japan Airlines (JAL) entre las estadounidenses Delta Air Lines y American Airlines, por un lado, y All Nippon Airways (ANA), aliada a United y a Continental Airlines, por el otro.Del lunes al jueves, dirigentes japoneses y norteamericanos se reunen en Washington con el objetivo de lograr un acuerdo llamado de "cielo abierto", que facilite la gestión de las líneas aéreas entre Japón y Estados Unidos.Esta posible liberalización lleva a las compañías a tratar de asociarse para estar en mejor posición ante la competición en un mercado enorme, estimado en 10,2 millones de pasajeros anuales.Actualmente, la situación es desfavorable para las compañías japonesas a raíz de viejos acuerdos bilateras. "Ese desequilibro es una de las causas de las dificultades financieras de JAL", señala un dirigente sindical de la compañía.En efecto, las empresas aéreas japonesas totalizan solamente 136 vuelos de pasajeros semanales entre Japón y Estados Unidos (94 de JAL y 42 de su competidora ANA), en tanto sus pares estadounidenses tiene en total 296 (139 de Delta Air Lines y su filial Northwest, 47 de United, 35 de American Airlines y 75 del grupo Continental). A ello se agregan 113 vuelos prolongados hacia otros destinos (110 de los cuales operados por compañías norteamericanas)."Si se razona por alianzas de compañías internacionales, el reparto es, empero, relativamente equitativo, puesto que Star Alliance (que agrupa a ANA, Continental y United) cubre el 31 por ciento del mercado, Oneworld (JAL, American Airlines) el 35%, y SkyTeam (que reúne a Delta y Northwest, pero ninguna empresa japonesa) el 31%", señala el director financiero de American Airlines, Tom Horton.Si se firmara un acuerdo "cielo abierto", todas las compañías estadounidenses y japonesas podrían, en teoría, proponer libremente vuelos entre los dos países dentro de los límites de las capacidades aeroportuarias.De ahí la voluntad de asociación para mutualizar los costos, lograr una mayor rentabilización de los vuelos y responder a las ofensivas tarifarias de la competencia.La posibilidad de un acuerdo "cielo abierto" llevó a ANA a plantearse la agrupación de sus líneas de pasajeros entre Japón y Estados Unidos con las de Continental y United.Las tres compañías tienen la intención de someter ese proyecto a las autoridades japonesas y norteamericanas antes de fin de año.La eventual liberalización del espacio aéreo atiza asimismo las ambiciones alrededor de JAL, compañía que, pese a estar casi en quiebra y bajo tutela estatal, ocupa un lugar estratégico en Asia gracias a los derechos de utilización que posee en los aeropuertos japoneses.American Airlines y Delta se disputan los favores de JAL, afinando argumentos ante los dirigentes nipones y haciendo crecientes propuestas financieras.Delta desea que JAL cambie de alianza y se incorpore a SkyTeam, lo que haría que esta empresa fuera sumamente poderosa, quizá demasiado, en las rutas aéreas nipo-estadounidenses."Dada mi experiencia, creo que una alianza Delta-JAL impediría la competencia", estima Norman Mineta, ex secretario norteamericano de Transporte.El proyecto de alianza podría ser bloqueado por el regulador, ya que dejaría en manos de SkyTeam el 62% del transporte de pasajeros entre Japón y Estados Unidos, reduciendo la parte de Oneworld a 6%, considera Mineta.La alianza con SkyTeam significaría más pérdidas que ganancias para JAL, estima igualmente Makoto Murayam, analista de la firma Nomura Securities.

Más noticias

0 Comentarios