Gobierno argentino alista pedido a Congreso para nuevo canje de deuda

El Gobierno de Argentina se apresta a solicitar al Congreso la reapertura temporal del canje de deuda en mora para presentar una nueva oferta a los bonistas que no aceptaron la de 2005, anunció el ministro de Economía, Amado Boudou, en declaraciones publicadas el domingo.

El Gobierno de Argentina se apresta a solicitar al Congreso la reapertura temporal del canje de deuda en mora para presentar una nueva oferta a los bonistas que no aceptaron la de 2005, anunció el ministro de Economía, Amado Boudou, en declaraciones publicadas el domingo.El gobierno de la presidente Cristina Kirchner pretende ofrecer un nuevo canje a tenedores que conservan títulos en mora desde 2001 por 20.000 millones de dólares de valor nominal, lo que requiere modificar la 'ley cerrojo', que declaró al canje de 2005 como última oportunidad.Simultáneamente, las autoridades económicas presentarán los nuevos bonos ante las bolsas de valores y los entes de control de los principales mercados, y preparan visitas a centros financieros y a países donde hay más bonistas, como Italia, Alemania y Japón, para ofrecer el nuevo canje."Estamos concentrados en dos secuencias fundamentales: el tratamiento del proyecto de ley en el Congreso y los trámites en las distintas bolsas de valores y los entes regulatorios para que rápidamente podamos tener anotados los títulos para el canje", dijo Boudou al diario Buenos Aires Económico.El canje de 2005, que permitió a Argentina salir de la mayor moratoria contemporánea, declarada en 2001 por 90.000 millones de dólares, fue aceptado por 76,15% de los acreedores pese a que imponía una quita de capital e intereses de entre 45% y 75% del valor nominal.El ministro calculó que en diez días será definido el cronograma de visitas con bonistas, más allá del trabajo que efectúen el banco Barclays, contratado como principal colocador, y el Citi y el Deutsche, agentes secundarios, según se anunció el viernes .Boudou describió "tres segmentos" entre los tenedores de bonos argentinos, que adquirieron los títulos por vías diferentes, dijo."A nosotros hay dos que nos interesan, que son los tenedores institucionales y los tenedores individuales que tal vez mal asesorados por los bancos de sus países fueron a este tipo de instrumentos", definió.El funcionario diferenció al tercer grupo, formado por inversionistas que adquirieron los devaluados títulos en mora especulando con hacer ganancias fuertes mediante el cobro por vía judicial."Es el de los fondos buitres, que son demasiado adeptos a la bravuconadas, así que nos tienen sin cuidado", dijo."Nuestra aspiración es solucionar el tema totalmente, pero sabemos que un canje de mercado no puede tener ese nivel de aceptación. Pero vamos a ir a Italia, Alemania y Japón y, obviamente, a los centros financieros internacionales, Londres y Nueva York, para lograr el máximo de aceptación", anunció.

Más noticias

0 Comentarios