Gary Oldman recupera el placer de ser "malvado" en 'The Book of Eli'

El actor británico Gary Oldman, que había abandonado los papeles de psicópata para participar en 'Harry Potter' y 'Batman', recuperó sus virtudes favoritas para interpretar a un villano en 'The Book of Eli', cinta que protagoniza junto a Denzel Washington.

El actor británico Gary Oldman, que había abandonado los papeles de psicópata para participar en 'Harry Potter' y 'Batman', recuperó sus virtudes favoritas para interpretar a un villano en 'The Book of Eli', cinta que protagoniza junto a Denzel Washington."Este personaje es como volverse a poner unos viejos zapatos. De alguna manera me había tomado un receso de estos papeles con 'Harry Potter' y 'Batman'. Resulta sobre todo agradable volver" a estos personajes, declaró Gary Oldman en una entrevista con AFP sobre esta cinta que se estrena el viernes en Norteamérica y en marzo en algunos países de América Latina.Después de su película de época 'From Hell' (2002), los directores Allen y Albert Hughes pensaron en un futuro post-apocalíptico repleto de bandidos rústicos y analfabetos, donde el misterioso Eli (Denzel Washington) mata sin piedad a todos aquellos que se le cruzan en su camino.Y es que Eli tiene una misión: llevar al 'oeste' un antiguo libro del cual no se despega ni un segundo y que lee sin cansancio.De su parte, Gary Oldman interpreta a Carnegie, un asesino local refinado y culto, obsesionado por los libros, que intenta por todos los medios deshacerse del personaje encarnado por Washington para quedarse con su preciada obra.Torturado y violento, Oldman retoma la virtudes para interpretar villanos que le dieron fama desde su actuación en 'State of Grace' (1990) hasta el Conde Drácula en 'Dracula' (1992) pasando por el maquiavélico Zorg en 'The Fifth Element' (1997)."Creo que siempre me di a conocer por encarnar a estos tipos al borde del precipicio, al margen de la sociedad, fuera de la ley", dijo.Para él, su confrontación con Denzel Washington está construida como en un "'western', con las figuras de un comisario, un vagabundo pasajero, la confrontación, el comisario que encarcela al vagabundo, el tipo que se fuga (...)".Pero se trata de un 'western' que adopta los gustos estilísticos de hoy, con acciones que rememoran escenas entre 'Matrix' y 'Kill Bill', pero, sobre todo, un 'western' explícitamente cristiano, que hace de la Biblia uno de los fundamentos del renacimiento de una humanidad diezmada."La Biblia y el cristianismo son más comerciales, más accesibles que si Eli fuera budista", declaró el actor sobre ese lado de la cinta.Gary Oldman, que "cree en Dios", afirmó sentirse cómodo con el aspecto "religioso" de la película y agregó que construyó su personaje como un "ángel caído"."No fue presentado oficialmente como eso, pero pensé mucho en eso cuando ensayaba el personaje. Pensé que Carnegie fue alguien bueno en el pasado. Sólo se perdió en el camino".

Más noticias

0 Comentarios