GM mantiene usinas alemanas de Opel a alto precio y planea cierre en Bélgica

El constructor automovilístico estadounidense General Motors (GM) prevé conservar las cuatro plantas alemanas de Opel, al precio de la supresión de 5.000 empleos, aunque parece haber sellado la suerte de su fábrica en Bélgica, donde trabajan 2.300 personas.

El constructor automovilístico estadounidense General Motors (GM) prevé conservar las cuatro plantas alemanas de Opel, al precio de la supresión de 5.000 empleos, aunque parece haber sellado la suerte de su fábrica en Bélgica, donde trabajan 2.300 personas.Así lo indicó el miércoles del presidente interino de GM en Europa, Nick Reilly, quien calificó de "incierto" el futuro de la planta de Opel en Amberes (norte de Bélgica) al referirse al plan de reestructuración de la filial de General Motors."En conjunto, vamos a reducir nuestra capacidad en un 20% y esperamos recortar el número de empleados en cerca de 9.000", dijo Reilly a la prensa tras haberse reunido con sindicatos alemanes.Según este responsable, General Motors prevé conservar las cuatro plantas alemanas de Opel, aunque a cambio deberían reducir 5.000 puestos de trabajo, una cuarta parte de su fuerza laboral.GM emplea en su filial Opel en Europa a unas 50.000 personas, la mitad de ellas en Alemania y el resto en España, Gran Bretaña, Bélgica y Polonia.En ese marco, una de las plantas que sufriría recortes es la española de Figueruelas, cerca de Zaragoza (norte), donde se perderían unos 900 puestos de trabajo sobre un total de 7.000 empleados.En cuanto a Alemania, la usina de Eisenach (este) es "muy competitiva" y seguirá siendo "importante" para Opel, afirmó el miércoles Reilly.La víspera, el responsable de General Motors ya había prometido la supervivencia de otras dos plantas amenazadas en Alemania, las de Bochum y Kaiserslautern (oeste).La sede de Opel, en Russelsheim, cerca de Fráncfort (oeste), nunca estuvo amenazada de cierre.General Motors decidió recientemente conservar Opel en lugar de venderla, provocando el enojo del gobierno alemán que quería cederla al grupo canadiense Magna.Según el constructor norteamericano, el plan de reestructuración de Opel costará unos 3.300 millones de euros (unos 5.000 millones de dólares).En ese sentido, GM ya ha recibido ofertas de Gran Bretaña (400 millones de euros) y España (entre 300 y 400 millones de euros), así como una reducción de tasas en Polonia, de acuerdo con el semanario alemán Der Spiegel.Sin embargo, los países europeos en los que General Motors tiene implantadas fábricas de Opel decidieron el lunes en Bruselas coordinar la semana próxima su respuesta al plan de reestructuración del fabricante estadounidense y dejar de negociar individualmente ayudas públicas.En su momento, Bélgica, España y Gran Bretaña habían criticado a Alemania por actuar sola y tratar de salvar los empleos alemanes mediante ayudas públicas cuando General Motors se disponía a vender Opel.El martes, la canciller alemana Angela Merkel había anunciado que General Motors reembolsó la totalidad del crédito de 1.500 millones de euros (2.245 millones de dólares) que Alemania le había acordado para mantener a flote a Opel.

Más noticias

0 Comentarios