Fuertes críticas a Bachelet por intervención en la campaña electoral chilena

Los aspirantes opositores chilenos criticaron lo que consideran una desmedida intervención del gobierno en la campaña presidencial de diciembre, luego de que la mandataria Michelle Bachelet autorizó a sus ministros a hacer activismo en favor del oficialista Eduardo Frei.

Los aspirantes opositores chilenos criticaron lo que consideran una desmedida intervención del gobierno en la campaña presidencial de diciembre, luego de que la mandataria Michelle Bachelet autorizó a sus ministros a hacer activismo en favor del oficialista Eduardo Frei.Las críticas arrecian a mes y medio de los comicios, cuando los sondeos muestran una baja en el apoyo a Frei y un alza del disidente del oficialismo Marco Enríquez-Ominami, con el empresario derechista Sebastián Piñera encabezando la intención de votos."Tenemos a un grupo de ministros que no trabajan para los chilenos sino para rescatar a un candidato que está en caída libre", dijo Marco Enríquez, un independiente que incluso puede poner en riesgo el paso de Frei a una eventual segunda vuelta."Entiendo que el gobierno esté desesperado, pero eso no justifica utilizar el aparataje del Estado para una candidatura presidencial", comentó el político opositor, José Antonio Coloma."Lo que está ocurriendo está enturbiando el fin del mandato de la Presidenta de la República", dijo por su parte el senador derechista Andrés Allamand.El presidente del Senado y opositor, Jovino Novoa, señaló que la actuación del gobierno es "una actitud contraria a la ética"."Me parece que todos los ministros se están matriculando en una campaña presidencial determinada. No es lógico que un gobierno se matricule con sus más altas autoridades, con la influencia que tienen, en una campaña de un determinado candidato", expresó.Bachelet "ha cometido un grave error al estimular esta actitud de los ministros", dijo Novoa.En las últimas semanas, y dados los malos resultados en las encuestas, el gobierno ha redoblado sus esfuerzos en torno a Frei, con una cada vez más activa participación en la campaña de funcionarios del gobierno y de la propia Bachelet, que goza de una popularidad sin precedentes.Bachelet incluso hizo una declaración pública en favor de Frei, mientras que su madre, Ángela Jeria, y su hijo mayor, Sebastián Dávalos, ingresaron a la campaña de Frei, al igual que la ministra de la Mujer, Laura Albornoz, quien para ello renunció a su cargo la semana pasada.También el prestigioso ministro de Hacienda, Alvaro Velasco, acompañó hace nueve días a Frei en un acto de campaña.La campaña de Piñera ha indicado que existe "desesperación" en el gobierno por los magros resultados de Frei, ex gobernante demócrata cristiano (1994-2000).Bachelet autorizó a sus ministros a participar en actos de campaña fuera de su horario de trabajo. "Como ciudadanos los ministros tienen todo el derecho a manifestar públicamente sus opiniones políticas", dijo la presidenta.Un dictamen de la Contraloría determinó que los funcionarios públicos pueden hacer campaña, siempre y cuando no sea en su horario laboral ni utilicen recursos del Estado.No obstante, algunos funcionarios menores han sido sorprendidos haciendo proselitismo en horas de trabajo, como el gobernador de la sureña región Los Ríos, Iván Flores, que el lunes renunció tras ser sorprendido bajando de su vehículo fiscal con panfletos a favor de Frei."La inquietud del piñerismo es explicable. El enorme respaldo con que cuentan la presidenta y el gobierno es, sin duda, el mayor capital concertacionista (oficialismo) y puede gravitar decisivamente en la elección", estimó el analista Sergio Muñoz, en una columna en el diario La Nación."Es cierto que los traspasos de popularidad no existen, pero se puede ayudar a ello", agregó.Según las encuestas Piñera tiene entre 37 y 40% de adhesión contra 20 a 27% de Frei y 17 a 20% de Enríquez-Ominami.La Concertación, coalición de centro-izquierda, ha gobernado los últimos veinte años, desde que el dictador Augusto Pinochet dejó el poder.

Más noticias

0 Comentarios