Fuerte ascenso de Enríquez eleva incertidumbre en campaña electoral chilena

El independiente Marco Enríquez alcanzó al oficialista Eduardo Frei y empataría en el balotaje con el favorito derechista Sebastián Piñera, según sondeos, marcando un escenario incierto en la presidencial chilena, donde por primera vez un independiente amenaza a los dos grandes bloques políticos.

El independiente Marco Enríquez alcanzó al oficialista Eduardo Frei y empataría en el balotaje con el favorito derechista Sebastián Piñera, según sondeos, marcando un escenario incierto en la presidencial chilena, donde por primera vez un independiente amenaza a los dos grandes bloques políticos.Enríquez, de 36 años, emprendió en marzo su carrera presidencial como disidente del oficialismo, y siete meses después un sondeo el martes del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) señala que se encuentra empatado con el candidato oficialista, Eduardo Frei, ambos con 20%, muy detrás del 41% del derechista opositor Sebastián Piñera.Una segunda encuesta, ésta de la empresa Ipsos y divulgada este miércoles presenta otra sorpresa pues señala que Enríquez Ominami (con 42,3%) empataría en una eventual segunda vuelta con Piñera (42,8%).De todos modos ese mismo sondeo indica que Enríquez no accedería al balotaje, pues para la primera vuelta le otorga 17% y es superado por el derechista Piñera con 36,7% y por el oficialista de centro izquierda Eduardo Frei, con 27,2%.Según Ipsos, en una eventual segunda vuelta entre Piñera y Frei la votación sería de 44,5% para el primero y de 39,6% para el segundo.Diputado, cineasta y filósofo de profesión, Enríquez renunció al Partido Socialista tras ser excluido de las primarias que en marzo definieron a Frei como único aspirante de la Concertación, la coalición de centro izquierda que gobierna Chile desde 1990, tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.Aunque con diferencias sustanciales, las dos encuestas coinciden en el importante ascenso de Enríquez, quien irrumpió en la carrera presidencial con un lenguaje irreverente que ha seducido sobre todo a los jóvenes y a los llamados 'desencantados de la Concertación', después de 20 años en el poder.El joven diputado se ha planteado con soltura frente a dos candidatos que casi lo doblan en edad y suman varias décadas de actividad política.La carrera presidencial es liderada por el derechista Sebastián Piñera, un empresario con una fortuna de más de 1.300 millones de dólares, quien postula por segunda vez a la Presidencia tras ser derrotado por la socialista Michelle Bachelet en 2006.El oficialista Frei, por su parte, parece ir en picada en su aspiración pese a que recibe el apoyo directo de la presidenta Michelle Bachelet, que tiene cotas de apoyo superiores a 80%.La campaña de Enríquez "ha sido muy impresionante, aunque aún hay dudas si le va a alcanzar para pasar a segunda vuelta", comentó a la AFP el politólogo Ricardo Israel."Pero hasta ahora es un logro por donde se le mire", agregó.Para el analista Guillermo Holzmann el fuerte apoyo a la candidatura de Enríquez muestra un radical cambio en el electorado chileno. "Hay una separación clara respecto del pasado. La dictadura (de Pinochet) ya no es tema. Hoy el electorado se siente más libre para elegir, sin temores al pasado", señaló a la AFP.Mientras Frei y Enríquez compiten para captar al mismo electorado de centro izquierda, Piñera sigue con su campaña, confiado en crecer a costa del electorado indeciso y sacando ventajas de las disputas entre sus oponentes.Piñera seguirá creciendo porque "la competencia en la Concertación es antropófaga y fratricida, porque se están comiendo entre hermanos", comentó José Miguel Izquierdo, del Instituto Libertad y Desarrollo, a la AFP.

Más noticias

0 Comentarios