Francia y Brasil presentan su "biblia climática" con miras a Copenhague

Francia y Brasil adoptaron el sábado en París una "posición conjunta" de cara a la Conferencia de Copenhague presentada como su "biblia climática" por sus presidentes Nicolas Sarkozy y Luiz Inacio Lula da Silva, quien instó a Estados Unidos y a China a propuestas "más audaces".

Francia y Brasil adoptaron el sábado en París una "posición conjunta" de cara a la Conferencia de Copenhague presentada como su "biblia climática" por sus presidentes Nicolas Sarkozy y Luiz Inacio Lula da Silva, quien instó a Estados Unidos y a China a propuestas "más audaces"."Hacemos público hoy un texto brasileño y francés porque queremos que Copenhague sea un éxito. No aceptaremos un acuerdo disminuido", sostuvo Sarkozy en rueda de prensa en el Elíseo, sede de la presidencia, acompañado por el mandatario brasileño, que cumplió en París una breve visita rumbo a Roma, donde participará en una cumbre sobre seguridad alimentaria de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)."La posición de Brasil es muy clara (...) Creemos que es responsabilidad de todos adoptar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero", sostuvo el presidente brasileño antes de referirse al anuncio que la víspera hizo la ministra jefa de Gobierno, Dilma Roussef, que lo acompañaba.Brasil, cuarto emisor mundial de gases con efecto invernadero, que sin embargo no forma parte de los países industrializados que tienen por objetivo reducir el 80% de sus emisiones, se comprometió a reducir entre 36% y 39% sus emisiones de CO2 para 2020.Una de las principales medidas será recortar en 80% la deforestación de la selva amazónica que representa el 20% del total de los recortes.La "propuesta conjunta" que no contempla cifras sino una serie de "principios" y que Lula presentó como "nuestra Biblia climática" estipula en el primer párrafo que para ambos países "la lucha contra el cambio climático es un imperativo que debe ser íntegramente compatible con un crecimiento económico duradero y con la erradicación de la pobreza".Lula confió en que este documento "sirva de paradigma para canalizar las discusiones de Copenhague", donde 192 países se reunirán del 7 al 18 de diciembre para cerrar un acuerdo mundial contra el cambio climático que reemplace al Protocolo de Kioto."Brasil no juega con el clima y con sus compromisos", sostuvo Lula que reclamó "más audacia a Estados Unidos en sus propuestas" para Copenhague, antes de asegurar que "el lunes llamaré por teléfono a Obama" para hablar sobre esto."No hay que permitir que Obama y Hu Jintao celebren un acuerdo tomando como base solo la realidad económica de sus países sin tener en cuenta sus responsabilidades. El mundo es multipolar", enfatizó Lula.Obama llegará el domingo a China en su primera visita oficial."No exigimos lo imposible, tenemos que hacer lo razonable", sostuvo Lula.El gobierno del presidente estadounidense Barack Obama no quiere comprometerse con cifras vinculantes para reducir sus emisiones y prefiere esperar a que el Senado de su país apruebe primero una ley en ese sentido."La primera economía del mundo debe estar a la altura de lo que esperamos", dijo Sarkozy para quien "no hay dudas de que Estados Unidos y China asumirán sus responsabilidades" en materia climática.Estados Unidos y China son dos de los principales países contaminantes."De ahora en adelante, con el presidente Lula, haremos todo lo posible para reunir el mayor número" de países que apoyen esta propuesta, afirmó Sarkozy antes de indicar que participará en la cumbre de países del Commonwealth en Tobago, viajará a Africa y asistirá a la cumbre de países amazónicos que Brasil prevé celebrar a fines de noviembre en Manaos."Iré a Manaos e iré a Copehangue con Lula", afirmó Sarkozy, que alabó la posición de Brasil porque es "el primer país emergente que comprende" el carácter crucial del cambio climático.La propuesta franco-brasileña acuerda además la "necesidad" de crear una organización internacional sobre medioambiente dependiente de la ONU.

Más noticias

0 Comentarios