Forenses argentinos, 25 años identificando desaparecidos en más de 40 países

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que buscará esta semana en Madrid ADN de familiares de desaparecidos en la dictadura argentina, ha identificado a casi 500 en su país pero además es pionero mundial en la materia, donde lleva 25 años trabajando en 40 países.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que buscará esta semana en Madrid ADN de familiares de desaparecidos en la dictadura argentina, ha identificado a casi 500 en su país pero además es pionero mundial en la materia, donde lleva 25 años trabajando en 40 países."Somos un organismo pionero", reconoce en entrevista a la AFP Luis Fondebrider, presidente del EAAF, que ha trabajado en los cinco continentes desde que se creó, en 1984.En este tiempo han visto que el horror "lamentablemente nunca termina", pero "la ventaja es que cada vez más personas, familiares, se van animando a pedir responsabilidades, a pedir por sus derechos de esclarecer la verdad", resume la bióloga Mercedes Salado en la embajada argentina en Madrid.Allí esperan que esta semana se acerquen familiares de desaparecidos en Argentina desde 1974 y 1983 para tomarles muestras de sangre que puedan cotejar con el ADN de los restos de desaparecidos exhumados en estos años en su país e identificarlos.La búsqueda e identificación de desaparecidos en el mundo "comienza cuando Argentina recupera la democracia en 1983 y en 1984 se crea una primera comisión de la verdad. A partir de ahí, diferentes países han utilizado estos mecanismos", sitúa Fondebrider."Un salto muy grande es a partir de 1996, con la Corte (Penal Internacional) de la ex Yugoslavia, cuando tiene que exhumar grandes fosas comunes en Bosnia" con un "interés muy importante de la comunidad internacional" y cuantiosos fondos destinados, describe.Entonces "se comienza a ver que la ciencia tiene un aporte importante en estos procesos de la verdad y la justicia", señala.De Argentina, donde han identificado a 477 y tienen unos 600 restos sin nombre, dieron el salto al mundo, donde han exhumado cuerpos o formado a profesionales en casi toda América Latina, España, la ex Yugoslavia, Oriente Medio (Irak, Irán, Líbano), África (Sudáfrica, Sudán) y Asia (Indonesia, Timor Oriental, Filipinas), muchas veces requeridos por la ONU y la Cruz Roja.Hoy "se ha avanzado mucho en algunos países de América Latina, especialmente en Chile y Argentina, y el componente jurídico tiene un alcance importante" con la justicia universal y la CPI, según Fondebrider."Argentina, después de Alemania y la Segunda Guerra Mundial, ha sido el país donde más se ha investigado", y aunque "el proceso no va con la rapidez que quisiéramos, especialmente de parte de las víctimas porque es muy complejo jurídicamente", destaca la ayuda facilitada por el gobierno desde 2003, con Néstor Kirchner.Después subraya el trabajo de Chile, con el apoyo de la presidenta Michelle Bachelet, y Guatemala, con un equipo propio, al igual que Perú, que ha descubierto más de 5.000 cuerpos.Colombia exhuma desde 2005 a víctimas de paramilitares en "condiciones de riesgo", como en Guatemala, por las amenazas recibidas, mientras en Ciudad Juárez (México) se acaban de identificar los cuerpos de 32 mujeres.En España, donde asociaciones exhuman cuerpos de desaparecidos en la Guerra Civil desde el año 2000 sin ayuda oficial, "hay muy buenos profesionales", "pero hay un lío jurídico y político", según Salado, que ve "contradictorio" que el juez Baltasar Garzón "haya ayudado" en América Latina y que "esté siendo acusado por intentar hacer lo mismo" en su país.España es uno de los países donde el EAAF busca muestras de ADN desde que en 2007 comenzó la "Iniciativa Latinoamérica para la Identificación de Personas Desaparecidas", que también busca a desaparecidos guatemaltecos y peruanos.Este proyecto consiste en buscar en todo el mundo pruebas de ADN --tienen más de 5.000-- de familiares de desaparecidos argentinos.Con las muestras tomadas en España anteriormente, han identificado a dos argentinos. La EAAF estima que entre los 30.000 desaparecidos en la dictadura argentina, según organizaciones de derechos humanos, hay unos 70 de nacionalidad española --el primero de ellos, Manuel Coley, fue identificado a comienzos de mes-- y otros 70 con la doble nacionalidad.

Más noticias

0 Comentarios