Felinos salvajes buscan hogar en Sudáfrica

En el Tenikwa Wildlife Awareness Center, en Sudáfrica, los animales se preparan para una segunda oportunidad en la vida salvaje.

Les presento a Shu-shu, un caracal de once meses que tiene suerte de estar vivo. A su madre la mató un hacendado cuando estaba con crías. Al darse cuenta de lo que había hecho, rescató al cachorro para tenerlo de mascota, y aunque vivaz, el felino salvaje era muy terco. Entonces tuvo que traerlo a un centro de vida salvaje que intenta darle un hogar permanente.

Cuando cachorros es muy fácil domesticarlos, y sirven como mascotas. Pero también son considerados una peste para los ganaderos sudafricanos ya que cazan el ganado. Sin protección alguna, con frecuencia son exterminados.

Los conservacionistas de la vida salvaje estiman que la supervivencia del carcal depende de la comprensión de su función en el equilibrio natural y en ayudar a que los hacendados a que comprendan el proceso…

El centro de vida salvaje también cuida leopardos y chitas. Sirven de llamador a turistas que traen dinero para solventar los gastos. Hoy son muy mansos para volver a ser salvajes, pero hay esperanza de que tanto Shu-Shu como cinco caracales más vuelvan a la libertad. Pero encontrar un lugar donde no estén en la mira de las escopetas, resulta muy díficil.

Más noticias

0 Comentarios