Fábrica californiana propone opción más ecológica

Propietario de Cereplast asegura que de aquí a 2013 el mercado de plásticos biodegradables experimentará fuerte expansión.

El 70 % de las 500 mil millones de toneladas de plástico que se producen al año en el planeta termina en la basura, donde tomará varios siglos para comenzar a descomponerse.

Varias empresas comenzaron a abordar este dilema ecológico desarrollando alternativas biodegradables. Cereplast, basada en California, usa resina hecha con maíz y tapioca para fabricar artículos como tazas y embalajes.

“Después de usarlo lo tiras en un compost. Se biodegrada sin residuo químico y desaparecerá en menos de 180 días”, dice Frédéric Scheer, Presidente de Cereplast.Cereplast también hace productos híbridos que son 50 % plástico tradicional y 50% almidón de maíz. Por lo tanto el impacto ambiental se reduce a la mitad. Estos productos usan menos ingredientes petroquímicos. 

 “En términos ambientales, es un material muy atractivo, en términos de independencia de energía. Personalmente creo que este es el material del futuro. Así será el plástico del siglo XXI”, añade Frédéric Scheer.

Pero hay algunos desafíos. Este plástico más ecológico es cerca de un 20 % más caro, y si se expande su producción se corre el riesgo de que suba el precio de los alimentos que usa como materiales.

Por eso Frederic Scheer trabaja en otro proyecto con algas. 

 “Las algas, en nuestra mente, son la solución. ¿Por qué? Porque que pueden crecer artificialmente a un precio muy bajo y todas las empresas que trabajan con algas extraen el aceite. Y terminan teniendo enormes cantidades de biomasa, y a nosotros nos interesa justamente esa biomasa”, concluye Frédéric Scheer.

Cereplast planea revelar sus primeros productos en base a algas en 2010.

Más noticias

0 Comentarios