El FRELIMO busca mantenerse en el poder en Mozambique

El Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO), en el poder desde 1975, es el gran favorito en las elecciones generales del miércoles, gracias en parte a la división de la oposición, aunque la abstención puede ser alta en este país africano sumido en la pobreza pese al fin de la guerra civil en 1992.

El Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO), en el poder desde 1975, es el gran favorito en las elecciones generales del miércoles, gracias en parte a la división de la oposición, aunque la abstención puede ser alta en este país africano sumido en la pobreza pese al fin de la guerra civil en 1992.Al menos 10 millones de electores, de un total de 22,4 millones de habitantes, están convocados a las urnas para elegir diputados provinciales y nacionales y al jefe del Estado.Se trata del cuarto comicio nacional desde la instauración de la democracia pluralista en 1994, dos años después del fin de la guerra civil (1976-1992) que dejó dos millones de muertos y provocó la ruina de esta ex colonia portuguesa.El FRELIMO, que dirige el país desde su independencia, en 1975, debería ganar las elecciones sin dificultad.En consecuencia, el presidente Armando Guebuza, de 66 años, en el poder desde 2004, debería ser reelegido para un segundo mandato.Históricamente, la Resistencia Naciona del Mozambique (RENAMO) es la principal fuerza de oposición. Pero este ex movimiento rebelde, que durante años contó con el apoyo de los regímenes racistas de Sudáfrica y Rhodesia, no consigue darse una mejor imagen.El partido también sufre el centralismo impuesto por su líder, Alfonso Dhlakama, que se presenta por cuarta vez a la presidencial a pesar de que fue ampliamente derrotado en el último comicio.En las últimas elecciones municipales, el RENAMO sufrió una importante derrota al no conseguir ninguna municipalidad, incluso en los que consideraba sus feudos en el centro del país.Sus posibilidades disminuyeron más aún con la creación en marzo de un partido disidente, el Movimiento Democrático de Mozambique, encabezado por el alcalde de Beira, la segunda ciudad del país, Daviz Simango. Este hombre popular, también candidato a presidente, podría lograr resultados honorables, pero no puede esperar terminar con la hegemonía del FRELIMO en algunos meses, según los analistas. Y menos aún cuando la comisión electoral invalidó, invocando razones administrativas, a los candidados del MDM a las legislativas en la mayoría de las circunscripciones.Sin un rival de peso, "el principal adversario de Guebuza será la abstención", estimó Anne Pitcher, especialista de Mozambique en la Universidad de Michigan (EEUU). "Si la participación es sólo del 36% (como en 2004), será un veredicto negativo para el balance de Guebuza como presidente", agregó la politóloga.La abstención está relacionada con la desilusión: el retorno de la paz hace 17 años no impidió que un 90% de los mozambiqueños viva con menos de dos dólares diarios.Desde 1992, la economía de Mozambique registra un crecimiento promedio del 8%, pero los beneficios de esa prosperidad se han concentrado sólo en algunas manos, sobre todo de los allegados al FRELIMO, destacó Jose Jaime Macuane, de la Universidad Eduardo Mondlane.El presidente Guebuza, apodado "Senhor Gue-Business", es el hombre más rico del país, con presencia en el sector bancario, la prensa, la construcción la pesca e incluso el comercio internacional."Este cuadro de acumulación de riquezas provoca un desencanto entre los electores" y permite a su vez que las élites se sigan "aprovechando de los recursos (del país) para fortalecer al FRELIMO", estimó el analista.

Más noticias

0 Comentarios