Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston

Recientemente llegó al Instituto del Arte Contemporáneo de Boston una gran exhibición del artista mexicano Damián Ortega.

Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería
Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería
Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería
Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería
Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería
Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería
Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston Galería

Experimento naco/geil en el Instituto de Arte de Boston

El “experimento,” fue una mezcla irresistible del arte, bebida, comida, y música diseñada para complementar la exposición de Damián Ortega: Do It Yourself, o “Hágalo Usted Mismo.” Una exhibición en la que figura un Volkswagen desmembrado, una pila de barriles, arreglos de sillones y muchísimo más. “Do It Yourself” es una forma de ver los objetos rutinarios de una manera que no se ajusta a las reglas convenidas. Muchas de las piezas de Damián Ortega también tienen que ver con el sentido de humor y la caricatura política.

No cabe duda que ver esta presentación es divertido e informativo.

“Experiment: naco/geil” fue una fiesta para celebrar el trabajo de este artista hispano quien ha contribuido tanto al mundo del arte contemporáneo. Fue nombrado “naco/geil” porque en el español mexicano, la palabra “naco” quiere decir alguien de poca educación o con malas costumbres – pero  se usan la palabra para significar algo “cool” o interesante. La palabra “geil” en Alemán describe el estar excitado sexualmente, pero también se usa para significar “cool” o genial. 

Los que asistieron el evento entraron por la puerta principal y allí en la sala había un bar con todo tipo de bebida, había un área para bailar, y pudieron escuchar los ritmos del DJ Nacotheque de Nueva York. Nacotheque tocó una mezcla ecléctica de cumbia, rock, reggaetón, y hasta norteño. ¡Puso todos a bailar!

En el segundo piso, el teatro fue convertido en un “minimal lounge,” al estilo de Berlín.  Ahí Voodeux tocó música electrónica, y el VJ M@Boch preparó un espectáculo visual con videos e imágenes proyectadas en la pared. Clientes bailaron y disfrutaron de una vista maravillosa del mar y la silueta de Boston contra el cielo.

En el cuarto piso, la exhibición estuvo abierta para que los invitados pudieran ver y contemplar los varios niveles de significado detrás el arte de Damián Ortega. Había un cuarto con videos de ladrillos cayendo en formación, había un arreglo de esculturas hechos de botellas de Coca-Cola, piezas hechos de maíz o tortillas, y muchísimas cosas demostradas de una manera única e intelectualmente estimulante.

La combinación de la música, el arte, y el ambiente hizo que todos entendieran mejor la exhibición y que entendieran que el arte no necesariamente es algo que para ver, es algo que estimula a todos los 5 sentidos.

Más noticias

0 Comentarios