¿Existe la persona ideal?