Exceso de higiene en la infancia debilita salud en la edad adulta (estudio)

Los padres que dejan a sus hijos ensuciarse tal vez los estén ayudando, protegiéndolos contra algunas enfermedades, fundamentalmente cardiacas, cuando son adultos, según un estudio estadounidense publicado el miércoles.

Los padres que dejan a sus hijos ensuciarse tal vez los estén ayudando, protegiéndolos contra algunas enfermedades, fundamentalmente cardiacas, cuando son adultos, según un estudio estadounidense publicado el miércoles."Nuestras investigaciones permiten pensar que ambientes ultra-limpios, ultra-higiénicos en la infancia pueden aumentar el riesgo de inflamación en la edad adulta, lo que a su vez aumenta el riesgo de contraer una gran cantidad de enfermedades", sobre todo cardiovasculares, subrayó Thomas McDade, principal autor del estudio.Su equipo de investigadores de la Northwestern University de Chicago (Illinois, norte) quiso comprender mejor en qué medida el ambiente de los niños afecta la producción de proteína C-reactiva (o CRP), que aumenta en caso de inflamación, es decir, cuando el cuerpo reacciona a una infección o una herida.Los investigadores estudiaron por eso los datos de un estudio realizado en Filipinas en los niños de 3.327 mujeres, nacidos en los años 1980, desde su nacimiento hasta los 22 años.Los niños fueron controlados cada dos meses durante los primeros dos años de su vida y luego cada cuatro a cinco años. La higiene formaba parte de los elementos controlados (fundamentalmente para saber si convivían con animales domésticos, como cerdos o perros), además de los ingresos de los padres.Muestras de sangre revelaron que estos niños filipinos habían sufrido más enfermedades infecciosas que los estadounidenses. Pero, una vez convertidos en jóvenes adultos, su sangre presentaba una concentración de CRP mucho menor que la de los estadounidenses de la misma edad, tendiendo a mostrar que sufrían menos inflamaciones.La concentración promedio de CRP era de 0,2 mg por litro de sangre entre los filipinos contra 1 a 1,5 mg entre los estadounidenses."En Estados Unidos tenemos la tendencia de pensar que debemos proteger a cualquier precio a los bebés y los niños contra los microbios y los patógenos", indicó Thomas McDade. "Pero tal vez privamos a sus funciones inmunitarias de aportes externos importantes que son necesarios para guiar el desarrollo de estas funciones hasta la edad adulta", añadió."Nuestro estudio tiende a mostrar que sin estos aportes las inflamaciones presentan más riesgo de ser reguladas en forma insuficiente", explicó.

Más noticias

0 Comentarios