Ex paramilitares liberan a rehenes, tras pacto por indemnización en Guatemala

Ex paramilitares guatemaltecos liberaron este miércoles a cinco técnicos del Ministerio de Agricultura que mantenían retenidos desde el martes, para exigir una indemnización económica pendiente por la ayuda brindada al Ejército durante la guerra.

Ex paramilitares guatemaltecos liberaron este miércoles a cinco técnicos del Ministerio de Agricultura que mantenían retenidos desde el martes, para exigir una indemnización económica pendiente por la ayuda brindada al Ejército durante la guerra.Los ex paramilitares depusieron la medida después de que la comisión de diálogo se comprometió a realizar el pago a los más de 3.000 beneficiados en la segunda semana de diciembre próximo, por medio del programa de Agua y Bosques para la Concordia, dijo el gobernador departamental de Huehuetenango, Rudy Cardona.El secuestro de los técnicos forestales se registró el martes en la comunidad La Capellanía, en Chiantla, Huehuetenango, a unos 275 km de la capital, cuando realizaban un censo para determinar la cantidad de beneficiarios de la indemnización.Los ex miembros de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC, paramilitares) demandaban el pago de unos 226 dólares que se les adeuda desde el año pasado.La indemnización a medio millón de ex paramilitares por unos 680 dólares, que se pagaría en tres pagos, fue autorizada por el entonces presidente Alfonso Portillo (2000-2004) en reconocimiento por el apoyo brindado al Ejército.Sin embargo, para que el gobierno realizara los dos últimos desembolsos, los beneficiarios estaban comprometidos a participar en un programa de reforestación.Para hacer efectivo el pago a los ex paramilitares, el gobierno del ex presidente Óscar Berger (2004-2008) creó el Comité del Fideicomiso Agua y Bosques para la Concordia, que administra la reforestación a la que obligaron a los otrora aliados del Ejército.El presidente Álvaro Colom había advertido a los campesinos e indígenas, que también mantenía bloqueada una carretera que comunica a otros poblados, a que utilizaría la fuerza pública si no liberaban a los rehenes y dejaban expedito el paso.Durante la guerra, las PAC fueron entrenadas militarmente y se convirtieron en un arma fundamental del Ejército para combatir a la ex guerrillera Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, pero también han sido acusadas de perpetrar múltiples violaciones a los derechos humanos.Después del desarme de los paramilitares, antes de la firma de paz del 29 de diciembre de 1996, los miembros de las PAC, mayoritariamente campesinos e indígenas, retomaron sus actividades agrícolas, pues casi nunca patrullaron fuera de sus comunidades, pero mantuvieron intacta su organización y estrategia militar.Prueba de ello fue la victoria de lograr el resarcimiento económico antes que los familiares de las víctimas del conflicto bélico, mediante bloqueos en las principales carreteras del país, principalmente en el norte, y las amenazas de retomar las armas si no les pagaban los servicios prestados.Guatemala estuvo sumida en una guerra de 36 años que dejó 200.000 muertos o desaparecidos, el 93% de las violaciones fueron responsabilidad de agentes del Estado, según un estudio auspiciado por las Naciones Unidas presentado en 1999.

Más noticias

0 Comentarios