Ex guerrillera Lucía Topolansky, senadora más votada de Uruguay y primera dama

Es esposa del presidente electo uruguayo, José Mujica, próxima primera dama, tercera en la línea de sucesión presidencial como senadora más votada: Lucía Topolansky, ex guerrillera tupamara, como su marido, sobre quien -dicen- ejerce gran influencia, tiene fama de "dura".

Es esposa del presidente electo uruguayo, José Mujica, próxima primera dama, tercera en la línea de sucesión presidencial como senadora más votada: Lucía Topolansky, ex guerrillera tupamara, como su marido, sobre quien -dicen- ejerce gran influencia, tiene fama de "dura"."Le dicen 'La Tronca', por lo dura", dijeron a AFP fuentes de la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio.El Movimiento de Participación Popular (MPP, fundado por los tupamaros), que encabezó Topolansky en las elecciones del 25 de octubre con el primer lugar de la lista al Senado, es el mayor sector del FA, coalición a la que se integró en 1989.Como primera senadora, el 1 de marzo de 2010, le tomará juramento a su esposo como nuevo presidente, a Danilo Astori como vicepresidente y al resto de los senadores. Y en caso de que Mujica y Astori falten, asume la primera magistratura."Acá el tierno es el Pepe (apodo de Mujica), el tipo que se emociona. Ella es una mujer con mucho carácter", dijo a AFP el politólogo Adolfo Garcé, que escribió el ensayo "Donde hubo fuego", que analiza la inserción del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) en el sistema político."El tiene capacidad de diálogo. Ella es más de dientes apretados", agregó. "Tiene una gran influencia sobre el Pepe" y "fue una de las que lo impulsó en su candidatura presidencial".En 2000, Topolansky llegó a la Cámara de Diputados y en 2005 al Senado, como suplente de Mujica, designado Ministro de Ganadería por el presidente Tabaré Vázquez, en el primer gobierno de izquierda de la historia del país."Hasta que Pepe se reintegró (al Senado, tras dejar el gabinete en marzo de 2008), ella tenía bajo perfil", indicaron las fuentes oficialistas citadas."Ella no era una primera figura, pero poco después de que regresó Pepe, empieza a tener protagonismo propio", señalaron sus compañeros parlamentarios.Topolansky tampoco participó de la bancada femenina, que reunió a legisladoras de ambas cámaras de todos los partidos para abordar temas de género.Las mismas fuentes dijeron que "no es partícipe de la cuota femenina", que se aprobó en la pasada legislatura y que prevé, para los comicios de 2014, que cada tres lugares en las listas electorales no pueda haber más de dos personas del mismo sexo.Por ese tema, "mantuvo duras discusiones con los sectores del FA que la promovieron. Ella tiene la idea de que se llega por valor, no por cuota. Tampoco se mata por el tema del aborto", indicaron."No es una mujer buscadora de consensos", pero "ahora, como primera senadora, queda con una responsabilidad brutal hacia adentro del FA"."Va a tener que articular con Danilo", que tiene su despacho en el Parlamento y presidirá la Asamblea General, pero que estará más dedicado a los asuntos económicos. "¿Quién de los dos va a tener la carga de la negociación en el Parlamento, Danilo o ella?" se preguntaron.De 65 años, Topolansky no cultiva la coquetería aunque en la campaña cuidó más su aspecto e incluso se la vio maquillada en entrevistas de televisión.Vive austeramente en una chacra de Rincón del Cerro, en la periferia oeste de Montevideo, donde junto a su esposo se dedica a la floricultura, actividad que combina con la política.Nacida en una familia acomodada, educada en el Sagrado Corazón de las Hermanas Dominicas, abandonó la carrera de arquitectura y en 1969 se unió al MLN-T, guerrilla que buscó desmontar al Estado "burgués" por la vía armada.Con poco más de 20 años, portaba un fusil. En 1970 fue detenida, aunque se fugó a los pocos meses por el alcantarillado junto a otras 48 presas. En 1972, año en que el MLN-T fue derrotado mimitarmente, fue recapturada. Permaneció 13 años presa, hasta su liberación con la restauración democrática luego de la dictadura (1973-1985).

Más noticias

0 Comentarios