Evo Morales aspira en elección regional acabar con último bolsón opositor

El reelecto presidente de Bolivia, Evo Morales, que arrolló en las urnas el domingo, organiza a todo vapor su campaña para las elecciones de gobernadores en abril próximo, que puede ser su oportunidad para derrotar a los líderes regionales, el último bolsón opositor que queda en el país.

El reelecto presidente de Bolivia, Evo Morales, que arrolló en las urnas el domingo, organiza a todo vapor su campaña para las elecciones de gobernadores en abril próximo, que puede ser su oportunidad para derrotar a los líderes regionales, el último bolsón opositor que queda en el país.Para el primer domingo de abril del próximo año fue fijado por ley la realización de las elecciones para elegir a nueve gobernadores departamentales y más de 300 alcaldes en todo el país, a poco del inicio del segundo mandato del mandatario Morales, quien fue reelegido el domingo con más de 60% de los votos.Con la lógica de que no hay mucho tiempo para elegir candidatos y se deben confeccionar los programas para los gobiernos departamentales y municipales, el mandatario inauguró este martes en la central Cochabamba una reunión gubernamental-sindicalista de toda la cúpula oficialista."Este evento es para planificar las elecciones prefecturales y municipales", afirmó el mandatario al inaugurar el evento, ante más de un centenar de representantes de su partido el Movimiento Al Socialismo (MAS), futuros parlamentarios, ministros y dirigentes de sindicatos campesinos y obreros, sus leales aliados.El mandatario afirmó que debe existir un debate, que continuará tras asistir a la Cumbre del ALBA en Cuba la próxima semana, para atender las demandas de los sectores más empobrecidos.Morales está envalentonado con su triunfo en las urnas el domingo, porque ganó en los departamentos andinos de La Paz (78%), Oruro (78%) y Potosí (77%), en los valles de Cochabamba (66%), Chuquisaca (53) y en la sureña Tarija (49%), según recuentos de canales privados.Además, obtuvo el segundo lugar, después del candidato derechista Manfred Reyes Villa, en las regiones de Santa Cruz (43%), Beni (35%) y Pando (46%).Los cálculos oficialistas son que con esos resultados y frente a una oposición fragmentada se pueden ganar sin ninguna duda las alcaldías y gobernaciones, ahora en manos opositoras.Las gobernaciones y alcaldías de las capitales de Tarija, Chuquisaca, Santa Cruz y Beni están en manos opositoras, y son la última trinchera de la derecha después de que Morales logró el domingo pasado, además de la reelección, el control absoluto del Congreso.El presidente del actual Senado, el derechista Oscar Ortiz, quien postuló sin éxito a volver al Congreso, abogó a todos los sectores opositores a unirse frente "al socialismo chavista que quiere implantar Evo Morales", en referencia a los lazos con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez."Eso (unidad) lo vamos a lograr, si construimos una alternativa que conquiste el apoyo del pueblo boliviano que es lo que desde la oposición no estamos logrando", señalo Ortiz, un tecnócrata ligado a los ricos agroindustriales de Santa Cruz, el principal bastión rebelde.Los opositores, además, temen que el presidente Evo Morales, el primer indígena que gobierna el país, se eternice en el poder, pues él ha dicho varias veces que "no estamos de paso en el gobierno", mientras que sus huestes le piden quedarse en palacio de Gobierno "500 años", el tiempo que ellos sufrieron la opresión española y criolla.El laureado escritor y diplomático de derecha Manfredo Kempff, en su columna de la fecha, expresó con humor su desazón por el triunfo aplastante de Evo en el Legislativo, señalando que los congresistas de la oposición "podrán dedicarse a los puzzles en las sesiones durante los próximos cinco años".

Más noticias

0 Comentarios