La Eurozona, víctima de la recesión, pierde 256.000 empleos en un mes

El desempleo volvió a subir en enero en la Eurozona y se situó en 8,2%, un récord desde septiembre de 2006, con la pérdida de 256.000 puestos de trabajo en un mes, una espiral descendente que afecta particularmente a España, cuya tasa se acerca al 15%.La tasa de desempleo en la Eurozona (compuesta por 16 países de la Unión Europea) era de 8,1% en diciembre pasado, según datos difundidos el viernes por la oficina europea de estadísticas Eurostat. Un año atrás, en enero de 2008, alcanzaba el 7,3%.En el conjunto de la Unión Europea (UE-27), el desempleo se elevó a 7,6% en enero de 2009, contra 7,5% en diciembre del año pasado y 6,8% en enero de 2008.España es el país con la tasa de desempleo más elevada de la Unión Europea (UE), con 14,8%, contra 14,3% registrado en diciembre de 2008, indica Eurostat.Según sus estimaciones, 18,412 millones de personas estaban desempleadas en enero en la UE-27, de las cuales 13,036 millones en la Eurozona.De este modo, el número de desempleados aumentó en un mes en 386.000 personas en la UE-27 y en 256.000 en la zona euro.De las cifras de Eurostat se observa que los más afectados por el desempleo son los jóvenes de menos de 25 años, ya que ese sector de la población alcanza un índice de 16,9% en la Eurozona y 17% en la UE-27, con un porcentaje de hasta el 30,4% en España y 22,9% en Suecia y Hungría.La situación de inseguridad laboral producto de una recesión como nunca se había visto en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha comenzado a provocar tensiones sociales.En Gran Bretaña, por ejemplo, se desataron protestas contra la contratación de trabajadores extranjeros.La crisis económica mundial podría dejar sin empleo a fines de 2009 a más de 50 millones de personas en el mundo respecto a 2007 "si la situación continúa deteriorándose", según indicó a fines de enero la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) en su informe anual.De su lado, la inflación se desaceleró con fuerza en enero para caer al 1,1% interanual, es decir su nivel más bajo desde julio de 1999, según Eurostat.En diciembre, la inflación era de 1,6%.Con esta fuerte caída, la inflación se sitúa muy por debajo de la meta de poco menos de 2% del Banco Central Europeo (BCE), a la cual la institución acuerda mucha importancia y considera clave para la estabilidad de los precios.Esta desaceleración se explica por el retroceso del precio del petróleo, pero también por el hecho de que "la actividad económica extremadamente débil influye sobre la política de precios de las empresas", explicó el economista Howard Archer, de Global Insight.Sumado al desempleo y la poca confianza de los consumidores y empresarios, tanto Archer como la experta Jennifer McKeown, de Capital Economics, no descartan un breve periodo de deflación a mediados de 2009.

Más noticias

0 Comentarios