Estupendos Legisladores

La semana pasada les conté que en Virginia se aprobó una ley que permitirá portar armas ocultas en restaurantes donde sirven bebidas alcohólicas. Las únicas condiciones son que el portador del arma tenga permiso para esconderla, y que éste no beba alcohol cuando se encuentra en el restaurante.

Cómo el barman podrá adivinar si alguien que ordena un cocktail lleva un arma oculta, es solo una razón por la que esta ley es increíblemente estúpida. Pero esta vez les quiero contar sobre unas medidas que se tomaron –o mejor dicho, que no se tomaron- en la Cámara de Delegados el jueves pasado 25 de Febrero y que muestran cuán torpes pueden ser algunos legisladores de Virginia.

Resulta que a un subcomité de esa cámara legislativa le llegó una propuesta de ley que hubiera prohibido hablar en un teléfono celular agarrado con la mano mientras se conduce un vehículo motorizado. El razonamiento de la propuesta era simple: marcar un número telefónico y conversar en el celular mientras se conduce con una sola mano en el timón es peligroso para el conductor, para otros conductores a su alrededor, y para inocentes peatones a la vera del camino. Pero el subcomité rechazó la propuesta.

También llegó a los mismos legisladores una propuesta de ley que hubiera prohibido que los adolescentes que conducen con un permiso de aprendiz o con una licencia temporal hablen en un teléfono celular mientras manejan, ya sea que el celular fuese del tipo de “manos libres” o de uno que debe ser sostenido con una mano. Dada la obvia inexperiencia de estos jovencitos conduciendo vehículos, la aprobación de la propuesta de ley era lógica. Pero el subcomité rechazó la propuesta. También recibieron estos legisladores una propuesta de ley que hubiese permitido que la policía detenga a los vehículos cuyos conductores estuviesen manejando sin haberse abrochado el cinturón de seguridad. (Hoy en día, en Virginia solo pueden ponerle una multa por no tener el cinturón de seguridad puesto, si su vehículo fue parado por la policía por otra infracción inicial). El subcomité también rechazo esta propuesta.

Pero seamos justos. El subcomité sí aprobó una medida.

La medida que aprobó obliga a toda persona menor de 18 años que viaja como pasajero en el asiento de atrás de un vehículo, a que se ponga el cinturón de seguridad.

O sea, a los legisladores les pareció bien permitir que un conductor, que en Virginia puede tener apenas 16 años, pueda hablar en un teléfono celular y manejar con una sola mano sin ni siquiera tener puesto el cinturón de seguridad. Pero al que va atrás, que puede ser mayor que el conductor, que va sin hablar en el teléfono y sin estar conduciendo, a ese, ¡hay que obligarlo a que se ponga el cinturón!!!

Brillantes legisladores. ¡Bravo!

Más noticias

0 Comentarios