Estudio federal localiza concentraciones de arsénico y uranio en agua de pozos privados de MA

Las agencias estatales se movilizan para informar a los residentes sobre las pruebas y las opciones de tratamiento de las aguas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos ha hecho hoy  público un estudio donde se indica que el nivel de arsénico y de uranio que se producen de forma natural en el subsuelo supera los límites establecidos para la potabilidad del agua en algunos aljibes privados del centro-este y del noreste de Massachusetts.

Las autoridades estatales han trabajado en colaboración con el Servicio Geológico para poner al alcance de los consumidores de esos pozos recursos que les permitan determinar si el agua cumple con los estándares de seguridad federal y mostrarles como se analiza y se trata el agua en caso de que no sea así.

“Basándonos en la información disponible sobre los resultados de los análisis del agua, la probabilidad de que un pozo privado devenga un peligro inmediato para la salud es muy baja”, declaró John Auerbach, Comisionado del Departamento de Salud Pública de Massachusetts “Basándonos en los resultados de pruebas paralelas de orina para detectar arsénico o uranio, no hay presente una amenaza a la salud pública de manera inminente y los residentes no tienen el porqué dejar de consumir ese agua”.

Los investigadores analizaron muestras de agua de 478 pozos privados del área y descubrieron que el 13% superaba los requisitos federales en cuanto al nivel de arsénico y el 3% excedía el límite de uranio, dos minerales que se encuentran de forma natural en el subsuelo de esa zona.

Tanto el Departamento de Protección Medioambiental de Massachusetts (MassDEP, por sus siglas en inglés) como el Departamento de Salud proporcionaron fondos y asistencia para completar este estudio y están proveyendo, asimismo, información sanitaria o sobre el tratamiento de las aguas a los funcionarios de salud pública de todos aquellos municipios que tienen una mayor probabilidad de registrar contaminación en el subsuelo.

Se calcula que unos 5,700 pozos de los 90,000 estudiados como parte de este informe tienen niveles excesivos de arsénico y que unos 3,300 exceden el estándar de uranio. Dependiendo del tipo de roca, la probabilidad de superar estos niveles va de menos de un uno por ciento al 26 por ciento del nivel de arsénico y de menos del 1 por ciento al 21 por ciento en el caso del uranio.

El reporte de USGS es el primer estudio que se hace con cierto detalle sobre la distribución de arsénico y de uranio en 116 comunidades de Massachusetts que forman parte del “cinturón de arsénico” de Nueva Inglaterra, una franja de arsénico producido de manera natural en los cimientos del subsuelo que se extiende desde Dudley hasta Salisbury.

“La mayoría de los pozos del subsuelo de Massachusetts contienen agua de buena calidad”, declara el científico del Servicio Geológico de Estados Unidos John Colman, quien estuvo a cargo del estudio en cooperación con el Departamento de Protección Medioambiental (MassDEP, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Salud Pública de Massachusetts (MDPH, por sus siglas en inglés). “Pero los cimientos pueden estar sujetos a fuentes de contaminación local y, en ciertas formaciones rocosas, a fuentes naturales de arsénico o uranio en la roca. Este estudio sitúa en un mapa la probabilidad de contaminación a causa de fuentes naturales”.

A pesar de que los pozos privados no están sujetos a las mismas regulaciones que afectan al suministro público de agua, las autoridades sanitarias de Massachusetts recomiendan que los propietarios de pozos privados utilicen esas pautas para guiarles a la hora de tomar decisiones en cuanto al tratamiento de esas aguas.

Los datos del USGS indican que la mayoría de los aljibes del estudio que superan los requisitos de seguridad se utilizaron para beber sin previo tratamiento del agua. Debido al hecho de que el análisis y el tratamiento les corresponden a los propietarios de los aljibes privados, las autoridades estatales recomiendan vigorosamente que los dueños de éstos sometan el agua a los análisis apropiados y que traten las aguas consecuentemente si es preciso. 

Para determinar si hay riesgo en el área donde reside, obtener consejos sobre las pruebas de análisis del agua o información sobre los efectos potenciales en la salud del arsénico o del uranio, visite la página electrónica del Departamento de Protección Medioambiental http://www.mass.gov/dep/water/drinking/privatew.htm.

Más noticias

0 Comentarios