Estrenos en DVD

Esta semana saldrán para la venta y renta los DVD's de 2 de las películas más aclamadas del año pasado.

1. Frost/Nixon (dir. Ron Howard).-Basada en la obra de teatro homónima de Pete Morgan, donde el presidente de triste memoria (recién salido del cargo en 1974), se confronta en una entrevista televisada con el mediocre conductor de televisión inglés, David Frost (Martin Sheen). Howard logra el mejor filme de su carrera y pone la imagen a la altura del texto, le da suspenso y dinamismo a la historia porque presenta la entrevista como lo que realmente fue: un duelo verbal, una pelea de box que no se gano por knock-out sino hasta el tercer round. Ambos contendientes tienen de su lado a un equipo de asistentes que como el  imprescindible manager se encargan de susurrar al oído frases de ánimo a su “gallo” porque su suerte también depende de la pelea. Nixon (Frank Langella) se nos revela como el simpático Tricky Dick —como se le conocía—lejos de la visión solemne y trágica de Oliver Stone. El Nixon de Frank Langella, piensa que su contrincante no está a su altura, pero Frost termina por sorprenderse hasta a si mismo y entiende que—al igual que Nixon—recuperar su escurridiza y fugaz gloria depende de una victoria sobre su entrevistado. 
2. The Wrestler (dir. Darren Aronofsky).- La historia de un luchador que resurge del abismo más profundo de desolación, interpretada por un actor que gracias al filme también resurge del abismo más profundo de la desolación. Randy "The Ram" Robinson (Mickey Rourke) es un luchador acabado que sobrevive combinando las pocas peleas que le llegan con un trabajo de dependiente en una tienda. Robinson trata de recuperar su gloria pasada en un último encuentro con su eterno rival, El Ayatollah. La cara del luchador (y la del actor) son la cartográfica de una vida en el  infierno. Rourke, quien fuera uno de los galanes más atractivos de Hollywood en los 80, echó todo por la borda y se dedico a una vida de disipación y vicio que incluyó una temporada como boxeador en la que sufrió lastimaduras que le dejaron la cara deforme.  La fuerza del filme radica en los ecos que tiene con la vida real de Rourke. Siempre resulta reconfortante ver a un luchador que finalmente acaba venciendo a sus demonios tanto en la pantalla como en la vida real.

Más noticias

0 Comentarios