España no reconoce la soberanía de Marruecos en el Sáhara Occidental

El gobierno español rechazó las críticas según las cuales Madrid reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental en su gestión de la huelga de hambre de la activista pro Frente Polisario Aminatu Haidar.

El gobierno español rechazó las críticas según las cuales Madrid reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental en su gestión de la huelga de hambre de la activista pro Frente Polisario Aminatu Haidar.Cuando Marruecos finalmente permitió que Haidar regresase al territorio el 17 de diciembre, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, afirmó el martes que España constataba que, hasta que la disputa territorial haya sido resuelta, la ley marroquí se aplica al Sáhara Occidental.Este comentario fue interpretado como una concesión a Marruecos, que anexionó el Sáhara Occidental en 1975 tras la precipitada retirada del poder colonial español en los últimos días de la dictadura franquista.En un comunicado divulgado el martes, el ministerio español de Asuntos Exteriores afirmó que "no ha realizado ningún acto de reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, ni tampoco ha realizado ninguna valoración jurídica sobre el hecho de que Marruecos ejerza, de facto, algún tipo de competencia sobre dicho territorio"."Por el contrario, el Gobierno se ha limitado a constatar que la Ley marroquí se aplica (hoy) en el territorio del Sáhara Occidental; es decir, simplemente constata un hecho que es, además, evidente para cualquier persona que siga de cerca la cuestión", prosigue el texto.El regreso de Haidar, de 42 años, a la capital saharaui de El Aaiún puso fin a un caso que comenzó el 14 de noviembre cuando la mujer fue expulsada por Marruecos hacia España a su llegada al Sáhara Occidental por haber rechazado "cumplir con las formalidades policiales habituales" y renegar de su nacionalidad marroquí.La activista inició dos días después una huelga de hambre de más de un mes para pedir su regreso al territorio, mientras el gobierno español ofreció a Haidar diversas posibilidades como un pasaporte o la nacionalidad española, todas rechazadas por la activista.Marruecos, de su lado, le exigió que pidiera perdón por haber renegado de su nacionalidad marroquí.La huelga de hambre de Haidar ha hecho que la comunidad internacional vuelva a poner su atención en el conflicto del Sáhara Occidental, bloqueado desde hace años.El Frente Polisario defiende la celebración de un referéndum de autodeterminación de la antigua colonia española, mientras que Rabat aboga por una amplia autonomía del territorio.

Más noticias

0 Comentarios