Escuela de Philadelphia intimidó a madre inmigrante

Una escuela de Philadelphia quiso impedirle a una madre inmigrante que diera testimonio ante la Comisión de la Reforma Escolar.

La madre de un estudiante de la escuela primaria Jackson en el Sur de Philadelphia dijo haber sido intimidada por autoridades escolares para que no testificara ante la Comisión para la Reforma Escolar.

La mujer de origen mexicano pidió se guardara su identidad por temor a represalias, después narró cómo el pasado martes, un día antes de la sesión, recibió una llamada de la escuela para que fuera a hablar sobre la educación de hijo.

Cuando llegó a la escuela le dijeron que tenía que hablar con la Directora pero después le dijeron que tenía que reunirse con el superintendente de la región Sur a las 4 de la tarde.

Ella se negó pero los empleados escolares la presionaban y "hasta se estaban molestando", según dijo.

"Me dijeron que si yo no fuera con el superintendente él nunca jamás prestaría atención a nuestras quejas ni a mí ni a los demás papás", dijo.

Esta mujer es parte de un grupo de madres de familia que se ha organizado para demandar servicios para los estudiantes que no saben inglés y sus familias en las escuelas del Sur de Philadelphia una zona en la que la comunidad inmigrante de habla hispana ha crecido en años recientes.

El grupo es coordinado por la organización Juntos que trabaja con inmigrantes para enseñarles a defender sus derechos.

En esta ocasión las madres de familia se habían registrado para quejarse del incumplimiento al compromiso que hace un año el Distrito Escolar de Philadelphia (SDP) firmó con ellas para que se provean estos servicios de lenguaje a los estudiantes de inglés y sus familias.

Zach Steele, organizador de Juntos, dijo que esto evidencia que las autoridades están pendientes de quién va a testificar y pone en duda la autonomía de la Comisión que regula a las escuelas.

"Yo también recibí llamadas de empleados del Distrito que querían reunirse conmigo el martes por la noche", dijo.

La superintendente, Arlene Ackerman, dijo que ella ha puesto en vigor una práctica que permita que los problemas se resuelvan antes de que tengan que llegar al foro de la Comisión pero que esta no es la forma en que se debe hacer.

"Algo pasó aquí, no sé qué fue", dijo. "Pero uno de los asuntos para mí es que los padres de familia no tengan que dejar el trabajo para venir aquí un miércoles por la tarde".

El Comisionado Johnny Irizarry dijo que le preocupaba esta situación.

"He recibido muchas llamdas de padres de familia en el Sur de la ciudad que indican que las actitudes en las escuelas cuando van a hablar de situaciones respecto a sus hijos no han sido amables ni respetuosas", dijo.

Las autoridades dijeron que investigarían lo que pasó. 

Más noticias

0 Comentarios