Escobar Alas celebra fiestas en Virginia

Se convirtió en el primer arzobispo salvadoreño en viajar a la zona metropolitana de Washington para celebrar con la comunidad las fiestas agostinas.

Se convirtió en el primer arzobispo salvadoreño en viajar a la zona metropolitana de Washington para celebrar con la comunidad las fiestas agostinas.

Escrito por Julio Marenco Corresponsal LPG desde Washington. En Estados Unidos

La Prensa Gráfica (El Salvador)

Lunes, 03 agosto 2009 00:00

Las banderas azul y blanco ondearon al ritmo de los cánticos religiosos este domingo en la parroquia de San Antonio de Padua, en Falls Church, Virginia, donde el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas celebró una misa para conmemorar la fiesta del Divino Salvador del Mundo.

El obispo dijo a los fieles que abarrotaron la iglesia que llegó hasta allí para llevar un mensaje de hermandad entre los salvadoreños residentes en ambos países.

“Quiero que oren por sus hermanos salvadoreños que viven en El Salvador, porque en El Salvador siempre oramos por ustedes y por todos los hispanos residentes en este país”, dijo el obispo.

El jerarca también pidió a los salvadoreños residentes en la zona tener esperanza y orar por la concreción de una reforma migratoria integral, una de las principales promesas de campaña del presidente Barack Obama.

En ese sentido el padre Eugenio Hoyos, el encargado de la pastoral hispana de la arquidiócesis de Arlington, quien concelebró la eucaristía, dijo que “es hora de ir a pagar los impuestos, a portarse bien, a portarse bien con la esposa, a trabajar duro, a no cometer infracciones y a estar listos porque la reforma viene pronto”.

La misa se celebró en una de las iglesias más concurridas por la comunidad salvadoreña en el norte de Virginia, cerca de la capital.

La cónsul salvadoreña Margarita Chávez se encargó de distribuir las banderas azul y blanco que ondearon en el templo en diferentes momentos de la misa, especialmente durante la entrada en procesión al templo de la imagen del patrono de El Salvador, que a su vez llevaba en sus manos una bandera salvadoreña y otra estadounidenses, como símbolo de la unión de dos comunidades.

El arzobispo también pidió a los latinos en la zona que contribuyan a engrandecer la Iglesia católica en EUA, ya que según él, los latinos, pese a ser la segunda minoría étnica en ese país, contribuyen relativamente con pocas vocaciones sacerdotales.

Además, pidió a los salvadoreños orar por la situación política en Honduras “para que se resuelva pronto de forma pacífica para el bien de todos los hondureños y los centoamericanos”.

El obispo salvadoreño se convirtió ayer en el primer prelado latinoamericano en viajar a la capital estadounidense para celebrar en misa solemne la fiesta nacional de su país.

Al final de la misa, la comunidad celebró las fiestas con un festival de comida salvadoreña. Mientras degustaba unas pupusas, Catalina Ramírez contó que llevó a sus dos pequeñas hijas para que el obispo salvadoreño las bendijera. La mujer, amparada al TPS, dijo tener esperanzas de que se apruebe pronto una reforma migratoria que le permita regularizar su situación en EUA y poder llevar a sus hijas a conocer El Salvador.

El obispo Escobar viajará de nuevo a San Salvador la próxima semana para estar presente en las celebraciones en San Salvador los días 5 y 6 de agosto.

Oración por la reforma

Monseñor Alas invitó a los compatriotas a orar por una reforma migratoria integral.

Reunidos en la parroquia de San Antonio de Padua, en Falls Church, Virginia, pidió orar además por los hermanos en El Salvador.

El padre Eugenio Hoyos, el encargado de la pastoral hispana de la arquidiócesis de Arlington, estuvo presente.

Hoyos concelebró la eucaristía, pidió a todos los que esperan una solución migratoria que “es hora de ir a pagar los impuestos”.

Los invitó además a portarse bien, bien con la esposa, a trabajar duro, a no cometer infracciones y a estar listos para la reforma que viene.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo

Más noticias

0 Comentarios