Escáners corporales podrían invadir aeropuertos

Los escáneres corporales podrían invadir las zonas de embarque en EEUU tras el intento de atentado contra avión.

Expertos sugieren que este intento habría podido evitarse si los controles en el aeropuerto se hicieran con escáneres corporales en lugar de los clásicos sistemas de seguridad.

Un joven nigeriano que iba en el vuelo de la estadounidense Northwest Airlines a Detroit mezcló un líquido inflamable con pentrita, potente explosivo que había ocultado cosido a su ropa interior, generando llamas que fueron apagadas. Ninguno de los dos elementos pueden detectarse con los sistemas de seguridad clásicos.

El lunes, el ministerio británico del Interior, Alan Johnson, indicó que prevé instalar "lo antes posible" escáneres corporales en los aeropuertos de Gran Bretaña para poder detectar este tipo de dispositivos.

En Estados Unidos ya se usan este tipo de escáneres en 19 aeropuertos, así como en un puñado de tribunales de justicia o prisiones, según la agencia encargada de la seguridad del transporte aéreo (TSA, por su sigla en inglés).

Y el lunes la Travel Industry Association pidió en un comunicado que se utilicen "nuevas técnicas para escanear" a los pasajeros, como "los escáneres corporales, una tecnología prometedora".

Similares a cabinas, estos artilugios transmiten frecuencias cuyas ondas atraviesan la ropa y dibujan en la pantalla el cuerpo desnudo, en tres dimensiones.

El proyecto de instalar escáneres corporales, probados en varios aeropuertos de Europa, fue desechado tras reservas emitidas por Bruselas, que descartó a fines de 2008 la idea de recurrir a estos aparatos en todos los aeropuertos de la Unión Europea.

No obstante, el atentado ocurrido el día de Navidad en un avión que cubría la ruta Amsterdam-Detroit podría cambiar las cosas.

Bruce Hoffman, experto en terrorismo de la Universidad de Georgetown, dijo a AFP que los escáneres corporales son los únicos capaces de detectar el tipo de dispositivo usado el viernes. Si la pentrita estaba "herméticamente embalada en el plástico, ni los perros habrían podido detectarla", dijo.

No obstante, los escáneres corporales cuestan más de 1 millón de dólares, mientras una máquina de rayos X vale menos de 50.000 dólares, según Douglas Laird, ex director de seguridad de Northwest.

Más noticias

0 Comentarios