Ermitaño encuentra paraíso en cuevas en el Líbano

El valle de Kadisha ha cobijado a los cristianos del Líbano durante siglos en su serie de cuevas. Pero hoy, sólo dos ermitaños viven allí.

El valle de Kadisha en el Líbano. Conocido como el Valle Santo, este montañoso y remoto lugar, fue refugio contra las fuerzas invasoras.

Y también lugar de retiro de los cristianos del Líbano y Siria. Una tradición que hoy en día mantienen sólo dos hombres. Uno de ellos, el colombiano Darío Escobar, hizo un largo viaje tras recibir lo que calificó de “una señal de Dios”

Criado en la tradición de los cristianos maronitas por un cura libanés, Darío hizo de este retiro en la montaña su hogar.
Y en los últimos nuevo años, esta ha sido su casa, una cueva tallada en la piedra, habitada por generaciones de ermitaños. El lugar perfecto para alguien en busca de paz espiritual.

Más noticias

0 Comentarios