Equipo Mágico a un paso de llegar a la final

El equipo de los Orlando Magic, contra viento y marea, superaron en un espectacular partido que se extendió a extra – tiempo, al Rey Lebron James y sus Cleveland Cavaliers, en el cuarto partido de la serie final de la Conferencia del Este que finalizo con pizarra final de 116 a 114.

Se Reanuda Serie Final Conferencia Oeste Se Reanuda Serie Final Conferencia Oeste

Se Reanuda Serie Final Conferencia Oeste

El quinteto mágico, liderado una vez más por el Superman Dwight Howard, quien aporto 28 puntos y 14 balones recuperados, se impusieron con categoría, a un equipo de Cleveland que llego a esta serie como el absoluto favorito. Además de Howard contribuyeron de manera significativa Rafer Alston con 26 puntos y 4 asistencias, Rashard Lewis con 17 puntos, y el turco Hedo Turkoglu, uno de los más queridos por la fanaticada, colaboro con 15 unidades. Ahora Orlando, viaja a territorio del Rey Lebron James, el Quicken Loans Arena, donde los Cavaliers tan solo perdieron 2 encuentros en la temporada regular; uno de ellos, jugando sin Lebron James y con gran parte del equipo titular en la banca. Sin duda alguna no será tarea fácil, pero no es un secreto para nadie, que el equipo de los Magic juega muy bien como visitante, no en vano,  terminaron la temporada regular con registro de 27 partidos ganados y 14 perdidos, jugando fuera de casa.
Los Cleveland Cavaliers, por su parte enfrentan ahora dos problemas. El primero obviamente es quedar fuera de la gran final de la N.B.A.; y el Segundo, y este podría ser el más grave de todos, es poder perder en la agencia libre, al considerado el mejor jugador del momento en la Liga. Por supuesto que estamos hablando de Lebron James. El quedar eliminados, podría despertar la molestia de James, al no sentir apoyo de un equipo que depende en un cien por ciento de él. El 43% de los puntos anotados por los Cavs, son producto de las asombrosas y espectaculares jugadas del codiciado numero “23”, lo que quiere decir, que si James no tiene una noche de por lo menos 30 puntos, esto entonces se traduce en una derrota automáticamente; y ese ritmo de juego, no lo puede aguantar ningún jugador, ni que estemos hablando de Lebron James, Kobe Bryant o Michael Jordan en sus mejores tiempos. Si Cleveland no le trae apoyo a James inmediatamente, tengan por seguro, que muy pronto, el jugador más codiciado del mundo, vestirá muy pronto un uniforme diferente.

Más noticias

0 Comentarios