La Epifanía en el Apostolado Hispano

Cada 6 de enero el mundo cristiano con gran alegría espera la llegada de los Tres Reyes Magos, hay grandes celebraciones religiosas y festivas por ejemplo en muchos países Latinoamericanos hay grandes carnavales, celebraciones litúrgicas y compartir de regalos.

Cada 6 de enero el mundo cristiano con gran alegría espera la llegada de los Tres Reyes Magos, hay grandes celebraciones religiosas y festivas por ejemplo en muchos países Latinoamericanos hay grandes carnavales, celebraciones litúrgicas y compartir de regalos. En las instalaciones del Apostolado Hispano de la Diócesis de Arlington también se realizó está celebración solo que a diferencia de otros lugares los Reyes Magos llegaron tres días tarde; posiblemente por el frió que esta azotando a la región o porque el día domingo se acomodaba a su apretada agenda. Pero esto no importo a la algarabía de niños y jóvenes que llegarón desde muy temprano con sus familias a está milenaria celebración.Entre oraciones y cánticos el Consejo de Vida Cristiana decoró con cientos de globos de multicolores en el salón de conferencias del Apostolado Hispano, para sorpresa de todos los asistentes la visita de los Reyes Magos estuvo acompañada de 12 payasitos que con sus travesuras y presentaciones hicieron sonreír a todos los asistentes. Vinieron niños de todas las parroquias y pudierón compartir una gran fiesta de la Epifania para nunca olvidar. Además de disfrutar deliciosas golosinas y un ligero desayuno recibieron regalos y participaron de rifas y otras sorpresas.

Los jóvenes de la diócesis sacaron sonrisas a los niños hijos de inmigrantes, necesitados de un entretenimiento sano para transportarlos a un ambiente lleno de alegría y de hermandad, pues gestos como este ayudan a que nuestras familias hispanas olviden por unos momentos los problemas económicos, la situación migratoria y todo el estrés que conllevan los problemas sociales en que vive nuestra comunidad actualmente. No olvidemos que la visita de los Reyes Magos debe dejarnos una gran luz de fe y de esperanza, pues construimos un mundo más justo y fraterno cuando conjugamos a diario estos tres verbo: comprender, concertar y convivir. Elijamos, pues cuidar nuestra alma inculquemos a nuestros niños y jóvenes estas devociones y religiosidad popular tan importante en nuestra cultura hispana. Actuemos con buena conciencia a ser felices dando felicidad a otros ¿Cuándo? Ya, ¡En vida hermano(a) en vida!

Gracias Consejo de Vida Cristiana, Consejo Juvenil Diocesano y Jóvenes de Búsqueda. ¡Bendiciones!

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo .

Más noticias

0 Comentarios