Elecciones en Chile: cierre de campaña con aire triunfal en la derecha

El candidato derechista Sebastián Piñera, alentado por una cómoda ventaja a tres días de la elección presidencial chilena, cerró su campaña con un masivo acto en Santiago, en contraste con sus rivales -el oficialista Eduardo Frei y el disidente Marco Enríquez- que prefirieron actos pequeños y en provincia.

El candidato derechista Sebastián Piñera, alentado por una cómoda ventaja a tres días de la elección presidencial chilena, cerró su campaña con un masivo acto en Santiago, en contraste con sus rivales -el oficialista Eduardo Frei y el disidente Marco Enríquez- que prefirieron actos pequeños y en provincia.Piñera, un millonario empresario de 60 años, llegó al final de la campaña con el importante impulso de una encuesta del privado Centro de Estudios de la Realidad Contemporáneo (CERC), que le dio una proyección para este domingo de 44% contra 31% de Frei y 17% de Enríquez Ominami."El tiempo de la Concertación ya pasó, y ningún mea culpa, mucho menos de última hora, va a poder engañar a los chilenos que saben muy bien que hace mucho tiempo que la Concertación se agotó", dijo Piñera en un concurrido mitin, en el mismo lugar del centro de Santiago donde cerró campaña hace cuatro años la presidenta Michelle Bachelet.Piñera se refería a una frase previa de Eduardo Frei, candidato de la Concertación -coalición de cuatro partidos de centro izquierda-, quien señaló que "sé que hay descontento, sé que a veces hay rabia, sé que quedan muchas cosas pendientes, pero quiero que sepan que he escuchado su mensaje con humildad".Piñera aseguró que durante la campaña fue víctima de ataques sucios de parte de sus contrincantes. "A las campañas sucias hemos respondido siempre con la verdad y a las majaderías hemos respondido simplemente con una sonrisa", indicó.Los cierres de campaña parecen ser un reflejo del optimismo que se vive en la derecha y la desmotivación de los dos aspirantes de centro-izquierda: Piñera se puso en medio de los reflectores mientras que Frei decidió hacer varios cierres pequeños a lo largo de la semana, sin uno final que diera impulso a su candidatura.El último, este jueves, es en Concepción, 500 km al suroeste de Chile, mientras que Enríquez, disidente del oficialismo, cierra en la pequeña población de La Calera, centro del país, que fue donde inició su actividad política.Previamente Enríquez Ominami, de 36 años, dijo que su candidatura "es la única capaz de derrotar a Sebastián Piñera con ideas, con convicciones y con sueños", mientras que Frei dijo que "no podemos dejar que los logros alcanzados se hagan ceniza por la imprudencia, la improvisación o la codicia".Era una alusión a los 20 años de la coalición oficialista en el poder tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.Frei, de 67 años y quien fue presidente (1994-2000), apuesta a revertir la tendencia en segunda vuelta. Ampliamente apoyada por la presidenta Bachelet, su candidatura no parece sin embargo despegar.Ni siquiera la revelación el lunes pasado del asesinato en 1982 de su padre, el ex presidente Eduardo Frei Montalva, a manos de la dictadura de Augusto Pinochet, le dio un impulso mediático a su campaña.Una segunda vuelta parece inevitable en Chile pero ni siquiera eso es un consuelo para Frei, pues el hecho de que la encuesta de la CERC le haya dado 13 puntos de ventaja a Piñera genera una sensación de que éste es inalcanzable.Guillermo Holzmann, uno de los más prestigiosos analistas chilenos dijo a la AFP que "si la distancia entre Piñera y Frei es menor a 8 puntos en primera vuelta, la opción de Piñera tiende a disminuir en la segunda vuelta, pero si la diferencia entre ambos es mayor a ocho puntos la opción de Piñera aumenta considerablemente".Sabiendo que el tema de los derechos humanos es la debilidad de la derecha, Frei acompañó este jueves a Bachelet a Lonquén (en las afueras de Santiago), donde se encontraron en 1978 los primeros restos de desaparecidos de la dictadura.La visita coincidió con el tercer aniversario de la muerte de Pinochet, un hecho que en Chile pasó completamente desapercibido, sin ninguna mención de algún político o de los medios, lo cual demuestra hasta qué punto este tema se ha ido diluyendo de la realidad electoral chilena.

Más noticias

0 Comentarios