Ecuador: Del "ísí se puede!" al "no se pudo..."

La eliminación de Ecuador del Mundial de Sudáfrica, pese a tener un equipo de pergaminos, truncó en 2009 el sueño de la tricolor de jugar su tercera Copa del Mundo al hilo y prolongar la era dorada del fútbol nacional.

La eliminación de Ecuador del Mundial de Sudáfrica, pese a tener un equipo de pergaminos, truncó en 2009 el sueño de la tricolor de jugar su tercera Copa del Mundo al hilo y prolongar la era dorada del fútbol nacional.El estribillo "ísí se puede!" que alentó las clasificaciones a Japón y Corea del Sur-2002 y Alemania-2006, bajo la batuta de la escuela colombiana, dio paso a la bronca por la pérdida del boleto que parecía servido en bandeja en la penúltima fecha de las eliminatorias sudamericanas.La selección dirigida por el criollo Sixto Vizuete necesitaba entonces vencer a Uruguay en Quito para asegurarse el repechaje, pero perdió 2-1 derrochando ingenuidad.Chile clavó la estocada final en Santiago (1-0) a un equipo que había resignado gran parte de la clasificación en su enclave de 2.850 metros de altura y cuyos delanteros nunca terminaron de secar la pólvora.La 'tri' finalizó sexta con 23 puntos fruto de seis victorias, cinco empates y siete derrotas (dos en casa).Sendos empates con los charrúas, en cambio, le dieron visa para Corea del Sur y Japón (como segundo de Sudamérica) y Alemania (tercero).Este revés sorprendió en la región, al punto que una encuesta de la FIFA entre seleccionadores sudamericanos concluyó que Ecuador fue la "desilusión" del clasificatorio regional.El fracaso convirtió a Vizuete en chivo expiatorio, luego de que en algunos pasajes se lo ensalzó por sacar la cara en favor de los técnicos locales, a la zaga de los colombianos que guiaron a Ecuador entre 1995 y 2007.La Federación no le renovó el contrato y lo encargó de las selecciones juveniles, con las que triunfó en el pasado.Vizuete llegó al elenco de la noche a la mañana, tras caídas en las tres primeras presentaciones bajo la conducción del cafetero Luis Fernando Suárez, artífice de la participación en Alemania, donde alcanzó los octavos de final.Suárez fue el último exponente de la saga colombiana, que inició Francisco Maturana y siguió Hernán Darío Gómez, quien alcanzó el tiquete para la lid asiática."Sixto es un buen muchacho, pero le falta camerino, experiencia y viveza para manejar a una selección mundialista", comentó a la AFP el técnico colombiano Leonel Montoya, quien llevó a Maturana a Ecuador.Pero "la culpa no es de Vizuete, él fue una víctima del apuro y quizás de un exceso de nacionalismo. Ahora se lleva las culpas, mientras que quienes lo nombraron siguen en sus puestos, se lavaron las manos", agregó el timonel, radicado en Ecuador hace 53 años.Tras el revés surgieron versiones de que, ante la laxitud del estratega, los jugadores "manejaban el equipo".Pero para Montoya lo importante es que Ecuador renueve el plantel, pues varios jugadores no estarán para las eliminatorias al Mundial de Brasil-2014."Tienen que empezar a trabajar ya, poner gente nueva", sostiene el técnico, quien aconseja aprovechar jóvenes con lustre como Antonio Valencia (Manchester, Inglaterra), Cristian Noboa (Rubín Kazán, Rusia) o Jefferson Montero (Villarreal, España)."Con la eliminación se cierra el ciclo más positivo de la historia del fútbol ecuatoriano. Y al hacerlo debe nacer otro", coincide el analista Fernando Carrión, quien urge contratar un entrenador "moderno, con liderazgo, que venga por un ciclo completo y se involucre en todas las categorías".Entre otros, la Federación tiene en carpeta al uruguay Sergio Markarián."Ojalá Ecuador comprenda que las derrotas sirven más que los triunfos, porque desnudan la realidad", confió Montoya.

Más noticias

0 Comentarios