Ecuador a la caza de criminales que afectan la imagen de Correa

Quito tiene estos días una presencia inusual de policías y militares que patrullan sus calles contra la criminalidad, que ganó terreno en Ecuador y afecta la imagen del presidente Rafael Correa, si bien los índices parecen estabilizarse.

Quito tiene estos días una presencia inusual de policías y militares que patrullan sus calles contra la criminalidad, que ganó terreno en Ecuador y afecta la imagen del presidente Rafael Correa, si bien los índices parecen estabilizarse.La medida, que también rige en Guayaquil y Manta (suroeste), se enmarca en un estado de excepción decretado hace un mes, por 60 días, ante lo que el gobierno llamó "agresión del crimen organizado que conmociona al país".Estas operaciones en las principales ciudades son extrañas, pese a que ambas fuerzas suelen coordinarse contra objetivos específicos.Los despliegues que, según el gobierno han permitido desarticular 22 bandas, incluyen retenes sorpresivos en los que unos 30 hombres registran vehículos en busca de delincuentes."Unos colaboran y nos felicitan; otros protestan porque dicen que afectamos el tráfico y hasta nos gritan insultos", cuenta el teniente de la Policía Hernán Salazar durante un operativo en Quito. "No hacemos grandes hallazgos, pero la gente se siente segura", anota.La cuestión de la delincuencia está de lleno entre los ecuatorianos, que a diario comentan asaltos propios y ajenos, e intentan ser más precavidos.Una encuesta de la firma Cedatos-Gallup de fines de octubre mostró que la inseguridad es la segunda preocupación de los ecuatorianos (27%) detrás del desempleo (28%)."Es uno de los factores que más aporta a la baja en la aprobación" de Correa, que cayó de 49% a 44% en ese sondeo, explica Carlos Córdova, director de la encuestadora.Frente a 140.000 denuncias de 2008, la Fiscalía registró 112.447 entre enero y septiembre pasado. De éstas, 50,1% (56.382) fueron por robo y 2,6% (2.963) por homicidio, las de mayor impacto. En todo 2008 la entidad contabilizó 72.816 hurtos y 5.041 homicidios.Según la Policía, los asesinatos aumentaron 2,8% a septiembre de 2009 frente a igual período de 2008, llevando la media a 14 por cada 100.000 habitantes.La tasa mundial es de 8,8 asesinatos por cada 100.000 personas, pero la ecuatoriana está lejos de las de Colombia y Venezuela: 33 y 49 respectivamente.De acuerdo con la Policía, las denuncias bajaron 21,8%, lo que obedecería a una reforma que redujo a contravención los robos inferiores a 654 dólares y buscaría descongestionar las cárceles."Los índices se mantienen estables, cuando lo normal sería que aumentaran conforme crecen la población, el desempleo y la migración", afirma el coronel Claudio Guerra, subdirector de la Policía Judicial, que reporta 16.025 detenciones hasta septiembre.Sostiene que la Policía recibe un "apoyo histórico" del gobierno socialista, que aumentará de 39.000 a 49.000 hombres el pie de fuerza del organismo en la próxima década."La gente ve que a cierto nivel está desprotegida", afirma Telmo Molina, jefe del Departamento de Estudios de la Fiscalía, quien estima urgente una política criminal articulada por el Estado.Para Jaime Estrella, la inseguridad es más que una percepción. Fue víctima de un secuestro 'express' en el que lo drogaron y robaron 800 dólares. "Casi no he vuelto a salir a la calle", dice.Este contador sufrió heridas menores, pero no ocurrió así con una francesa, una italiana, una alemana y un iraní asesinados este año por la delincuencia.Modalidades como el secuestro 'express' o el sicariato asociado al narcotráfico, que migraron de Argentina y Colombia, tienen un impacto especial por su crueldad, según las autoridades, que carecen de estadísticas sobre la incidencia de las drogas en la violencia.El experto en seguridad Fernando Carrión, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, considera que la delincuencia creció en América Latina por la crisis económica y estima que Ecuador debe enfocarse en los crímenes que más le golpean."En Ecuador el 82% de los delitos se asocia al robo, pero las cárceles están llenas de 'mulas' y las denuncias de narcotráfico apenas llegan a 0,7%", cuestiona.

Más noticias

0 Comentarios