ESPECIAL SOBRE LA CATÁSTROFE EN HAITÍ

La coordinación es tan importante como la ayuda para Haití, dicen expertos

La ayuda que está empezando a llegar de forma masiva a Haití va a encontrarse con un gobierno muy debilitado y una constelación de organizaciones no gubernamentales (ONGs) que deben ser coordinadas para no desperdiciar esfuerzos, advierten expertos.

"Es algo crítico: cualquier asistencia tiene que basarse en las necesidades expresadas e identificadas por las autoridades haitianas o por los que coordinan los esfuerzos", como Naciones Unidas o las grandes agencias internacionales, advirtió Albert Ramdin, secretario general adjunto de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Pero con un palacio de gobierno destrozado, una misión de Naciones Unidas devastada por la catástrofe y las comunicaciones interrumpidas, la tarea amenaza con estar plagada de dificultades.

El aeropuerto de la capital, Puerto Príncipe, tuvo que ser cerrado temporalmente este jueves a causa de la saturación del espacio aéreo.

Los primeros saqueos empezaron a producirse en las calles, denunció una ONG brasileña, Viva Rio.

Estados Unidos anunció el envío de una brigada de 3.500 soldados a partir de este jueves.

Haití, el país más pobre de América, que hace dos años soportó cuatro huracanes en tres semanas, sufrió el martes un terrible terremoto de magnitud 7,0, que afectó sobre todo a la capital y el centro del país.

El 80% del presupuesto público haitiano proviene de donaciones internacionales. El número exacto de ONGs trabajando en el país es desconocido, pero personalidades como el ex presidente estadounidense Bill Clinton, actual representante especial de Naciones Unidas para el país, criticaron en el pasado la aglomeración de proyectos, muchos de los cuales se superponen.

"El gobierno (haitiano) nunca tuvo realmente mucho poder. Esto va a representar un paso atrás", explicó a la AFP Peter DeShazo, experto del Centro para Estudios Estratégicos Internacionales y ex alto cargo del Departamento de Estado.

"La asistencia de los países y de las organizaciones funciona mejor si se evalúan las necesidades sobre el terreno", insistió el miércoles Jon Andrus, director adjunto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en rueda de prensa.

"La gente que quiera ayudar debería donar dinero a una organización con buena reputación; mandar ropa o comida generalmente no es de mucha ayuda como respuesta inmediata", añadió.

Las primeras 48 horas son críticas en cualquier desastre natural, explican los expertos.

"Quizás sean necesarios hospitales de campaña, pero su utilidad depende del tiempo en que puedan ser operativos", explicó Andrus.

Esos hospitales, a veces instalados por ONGs, "deben ser autosuficientes y no deberían necesitar ningún apoyo de las comunidades afectadas", añadió.

"Urgimos a los donantes y a las organizaciones de ayuda que piensen en lo importante que es la reconstrucción de la infraestructura de Haití y en cómo mantenerla a salvo para futuros desastres", explicó.

"El coste de un hospital a prueba de desastres naturales es marginal, y también el coste de mejorarlos. Ese coste es insignificante en comparación con un hospital de campaña", añadió.

"Este desastre sólo subraya la necesidad de la comunidad internacional de permanecer comprometida con Haití durante un largo periodo de tiempo", concluye DeShazo.

Más noticias

0 Comentarios