EEUU evitó derrumbe con ayuda económica, pero persisten problemas

El plan de rescate económico del gobierno de Estados Unidos por 700.000 millones de dólares ayudó a alejar al sistema financiero del abismo, pero el resultado general permanece poco claro, indicó un documento presentado al Congreso este miércoles.

El plan de rescate económico del gobierno de Estados Unidos por 700.000 millones de dólares ayudó a alejar al sistema financiero del abismo, pero el resultado general permanece poco claro, indicó un documento presentado al Congreso este miércoles.El informe trimestral del inspector general del programa de ayuda, Neil Barofsky, advierte además que es poco probable que los contribuyentes les sea devuelta la totalidad del dinero empleado para estabilizar el sistema financiero y la economía bajo el plan de compra de activos problemáticos, TARP por su sigla en inglés.El documento afirma que desde que el programa fue aprobado por el Congreso en octubre de 2008, "hubo significativas señales de mejoría en la estabilidad del sistema financiero"."Pese a que las causas para tal mejoría son variadas y complejas, parece que las enérgicas medidas tomadas por el Departamento del Tesoro y otras agencias por medio del TARP y otros programas jugaron un papel significativo en alejar al sistema de la inminencia del colapso", agrega."Por otra parte, el riesgo de embargo de su vivienda todavía afecta a demasiados estadounidenses, el desempleo sigue subiendo, y las inquietudes sobre el mercado inmobiliario amenazan con volver a aumentar la presión tanto sobre los bancos y como sobre las pequeñas empresas".El plan de rescate fue aprobado con celeridad por el Congreso tras el colapso del gigante de Wall Street Lehman Brothers, que es considerado el inicio de una crisis financiera global.El informe del inspector Barofsky explica que evaluar los costos es complejo porque además de las erogaciones financieras directas hay costos de "peligro moral" y también está en juego la credibilidad del gobierno estadounidense."El año que ha transcurrido ha demostrado que los costos del TARP, en cada categoría, pueden llegar a ser sustanciales"."Pese a que varios recipientes (de fondos) del TARP ya rembolsaron con una ganancia de 17% (para el gobierno), es muy poco probable que a los contribuyentes les sea devuelta la totalidad del dinero invertido".Barofsky dijo el miércoles en una entrevista con la cadena estadounidense CNN que al tiempo que muchos bancos y firmas de inversiones fueron ayudadas por el TARP, "pienso que algunas de estas entidades han crecido más aún y que las consecuencias de su quiebra serían todavía mayores".Y pese a que muchas instituciones devolvieron los fondos del rescate, "todavía obtienen ganancias basadas en dinero barato y el apoyo que se les dio desde el gobierno federal", agregó. "Es un sistema que necesita ser reformado"."No hay nada que les impida tomar riesgos mayores ya que saben que tienen la red de seguridad del gobierno, y que luego vendrán las ganancias y las primas".El informe añade que unos 50.000 millones de dólares utilizados para evitar ejecuciones hipotecarias "no generarán ingresos directos". En lo que respecta a las inversiones estatales en la aseguradora AIG, y las automotrices General Motors y Chrysler, "su recuperación total está lejos de ser segura".Sobre los "peligros morales", el documento señala que muchos de los fondos son una ayuda para "las mismas instituciones que causaron la crisis" y para los "dueños de vivienda que se endeudaron de manera irresponsable".Barofsky agrega que "la capacidad del gobierno para encarar crisis financieras depende en gran medida de su credibilidad", y recuerda que muchos estadounidenses ven el TARP "con rabia, cinismo y desconfianza".

Más noticias

0 Comentarios