EEUU: cifras del comercio exterior ponen en duda fortalecimiento del dólar

Las cifras del comercio exterior de Estados Unidos, país cuyas exportaciones han sido duramente afectadas por la crisis económica mundial, no auguran un dólar fuerte, contrariamente al discurso oficial de Washington.

Las cifras del comercio exterior de Estados Unidos, país cuyas exportaciones han sido duramente afectadas por la crisis económica mundial, no auguran un dólar fuerte, contrariamente al discurso oficial de Washington.Según estadísticas publicadas el viernes por el departamento de Comercio, las exportaciones estadounidenses de 2009 deberían estar muy lejos de su performance de 2008.En los nueve primeros meses del año y en cifras ajustadas por las variaciones estacionales, las exportaciones representaron 10,6% del PBI estadounidense, luego de un registro de 12,6% en el conjunto de 2008.En los tres primeros trimestres de 2009, las exportaciones experimentaron un descenso de 19,5% con respecto al mismo período del año pasado.Por su parte el comercio internacional mundial tuvo una caída de 11,9% en 2009 según el Fondo Monetario Internacional y de 10,0% según la Organización Mundial del Comercio (OMC).Frente a estas dificultades un dólar débil es bienvenido, pues permite a las exportaciones estadounidenses ser más competitivas en el mundo entero. Además Estados Unidos no paga mucho más por sus importaciones.A los industriales que exportan a Estados Unidos, les es difícil aumentar sus precios en dólares.Mientras que el valor del dólar (índice ponderado en función de sus socios comerciales) cayó 7,2% desde su máximo a fines de noviembre de 2008 y septiembre de 2009, los precios de importación de Estados Unidos aumentaron sólo 1,1% en el mismo período.El secretario del Tesoro de Estados Unidos Timothy Geithner repite regularmente, como lo hizo en su viaje a Asia el miércoles y jueves, que Estados Unidos está comprometido con un dólar fuerte.Pero pese a esas declaraciones, Washington no ha hecho nada en concreto para sostener el valor del billete verde. La última intervención del Banco Central sobre el mercado cambiario se remonta a setiembre de 2000 y consistió en comprar euros.Reanudar el ritmo de las exportaciones es una de las prioridades económicas del gobierno de Barack Obama. Según el departamento de Comercio, menos de 1% de 30 millones de empresas estadounidenses son exportadoras y de ellas el 58% vende a un solo país y a menudo a un solo cliente.La crisis reveló los límites de la competitividad estadounidense en numerosos sectores. En los nuevos primeros meses de 2009, con respecto al mismo período del año anterior, Estados Unidos experimentó una caída en vehículos y autopartes (-41%), semiconductores (-32%), maquinaria industrial (-26%), ordenadores y accesorios informáticos (-20%) e incluso productos agrícolas y alimentarios (-20%).Por el contrario, la aeronáutica civil (-1%), la hi-fi (+1%) y la farmacéutica (+16%) sobrevivieron.Las cifras de setiembre solamente, revelan la dificultad proponerse reducir el déficit comercial y garantizar la recuperación económica por medio de las exportaciones. Mientras que estas aumentaron 3,2% en un mes, las importaciones lo hicieron 5,8%.En el cálculo del Producto Interno Bruto estadounidense, el aumento del déficit comercial es un factor negativo. Nigel Gault, jefe de economistas de IHS Global Insight, prevé que en los próximos meses, ese déficit "seguirá empeorando y que el comercio exterior será un peso para el crecimiento".

Más noticias

0 Comentarios