EEUU otorgará USD 1.400 millones a indígenas norteamericanos por daños

El gobierno estadounidense acordó pagar 1.400 millones de dólares a los indígenas norteamericanos para poner fin a una serie de demandas colectivas de larga data que lo acusan de mala administración de su dinero y de tierras tribales.

El gobierno estadounidense acordó pagar 1.400 millones de dólares a los indígenas norteamericanos para poner fin a una serie de demandas colectivas de larga data que lo acusan de mala administración de su dinero y de tierras tribales.El presidente Barack Obama elogió el martes el acuerdo calificándolo de "un importante paso hacia una reconciliación sincera" entre el gobierno federal y unos 300.000 beneficiarios de las demandas.El acuerdo, que aún debe ser aprobado por el Congreso estadounidense y la corte, pondría fin a una demanda colectiva presentada por primera vez en 1996 por Elouise Cobell.La demanda afirma que el gobierno federal administró mal grandes cantidades de "tierra y millones de dólares", según leyes del siglo XIX que dividieron las tierras de los nativos en pequeñas parcelas que eran mantenidas en fideicomiso para los indígenas americanos.El fiscal general Eric Holder estimó en un comunicado que los demandantes "recibirán aproximadamente 1.400 millones de dólares".El gobierno establecerá también un fondo de 2.000 millones de dólares para pagar por la consolidación de la tierra propiedad de las tribus pagando, sobre una base voluntaria, a los varios cientos de miles de indígenas con intereses en la tierra.Además, establecerá un fondo para educación de 60 millones de dólares para estudiantes indígenas.Según la Dawes Act de 1887, las tierras tribales fueron divididas en parcelas de entre 16 y 65 hectáreas y adjudicadas a indígenas americanos individuales en lo que resultó ser un intento fallido de estimular su asimilación.Mantenida en fideicomiso por el gobierno estadounidense, la tierra pasó a las sucesivas generaciones de herederos de los dueños originales, por lo que algunas parcelas tienen ahora miles de propietarios.Luego de 13 años de litigio, Cobell vs Salazar es una de las mayores demandas colectivas jamás presentadas contra el gobierno de Estados Unidos."Ha sido objeto de intenso y a menudo difícil litigio", dijo Holder. "Pero hoy damos vuelta la página"."Estados Unidos podría haber seguido litigando en este caso, aumentando el gasto de los contribuyentes. Podría haber dejado que todos estos reclamos se extendieran y podría incluso haber dejado que el problema de la tierra fraccionada siga creciendo con cada generación. Pero con este acuerdo estamos borrando estas responsabilidades del pasado y encaminándonos a eliminarlas hacia adelante", añadió.El Congreso estadounidense debe aprobar una ley que autorice la implementación del acuerdo y la corte a cargo del caso debe refrendarlo formalmente.Obama urgió al Congreso a "actuar rápidamente para corregir esta injusticia de larga data"."Me comprometí a resolver este tema y estoy orgulloso de que mi administración haya dado este paso hoy", añadió.Ken Salazar, secretario del interior, que administra unas 23 millones de hectáreas en tierras tribales y 3.500 millones de dólares en fondos de los indígenas, indicó que el acuerdo permitirá que su departamento se ocupe de "los desafíos educativos, de desarrollo económico y de cumplimiento de la ley que enfrentamos en el país indígena".

Más noticias

0 Comentarios