¿Duelen mas las palabras que los golpes?