Dormir temprano protege contra depresión y pensamientos suicidas

Estudio aparecido en el ejemplar de enero de Sleep difunde que los adolescentes que se duermen temprano son menos propensos a sufrir depresiones y tener pensamientos suicida.

Dormir temprano protege contra depresión y pensamientos suicidas Dormir temprano protege contra depresión y pensamientos suicidas

Dormir temprano protege contra depresión y pensamientos suicidas

Un estudio aparecido en el ejemplar de enero de Sleep difunde que los adolescentes que se acuestan temprano eran menos propensos a sufrir depresiones y experimentar pensamientos suicidas, lo que sugeriría que la siesta temprana tendría un efecto temprano que prolongaría la duración del sueño y la creciente probabilidad de dormir lo suficiente.

Los resultados muestran que los adolescentes que se acostaban a partir de medianoche, tenían un 24 % de probabilidades de sufrir de depresión y un 20 % de probabilidades de pensar en suicidio que los jóvenes con horarios fijos a temprana hora, si mucho hasta las 10 pm.

Dicho nexo se atenuó notablemente por la duración del tiempo de siesta reportada por testimonios de 1era mano y la sensación de haber dormido bien. Los adolescentes que reportaron dormir pocas horas (5), en un 71 % eran más propensos a sufrir de depresión y 48 % pensaba en el suicidio que quienes reportaban dormir 8 horas diarias.

El Dr. James E. Gangwisch, profesor asistente en el Columbia University Medical Center en New York, N.Y., dijo que los resultados refuerzan el argumento de que poco sueño jugaría un papel clave en la etiología de la depresión.

“Nuestros resultados son consistentes con la teoría de que un sueño inadecuado es factor de riesgo para la depresión junto con otros factores de riesgo y de protección que conducirían al desarrollo de este desorden del humor”, dijo Gangwisch. “La adecuada calidad del sueño pudiera representar una medida preventiva y un tratamiento contra la depresión.”

La duración promedio del sueño fue de 7 horas y 53 minutos, que contrastó con las 9 o más horas recomendadas para adolescentes por la AASM. Los participantes que reportaron acostarse a las 10 pm dormían unas 8 horas y 10 minutos, 33 minutos más que quienes se acostaban a las 11 pm (7 horas, 30 minutos) y 40 minutos más que quienes se acostaban a la medianoche o más tarde (7 horas 37 minutos). Exceptuando siestas de 10 horas o más por noche, el alto promedio reportado de horas de sueño se relacionó con horarios tempranos de acostarse.

Los autores reportaron que había numerosos mecanismos potenciales por los que la crónica falta de sueño contribuiría a la depresión y pensamiento suicida. La falta de sueño afectaría la respuesta del cerebro a estímulos  aversivos, inhibiría el manejo de situaciones estresantes cotidianas, y deteriora la convivencia con los semejantes, afecta el juicio, concentración, y control de impulsos.

Más noticias

0 Comentarios