Doctores australianos tratan de separar a siamesas unidas por la cabeza

Un equipo médico australiano empezó una peligrosa y larga operación el lunes para tratar de separar a unas siamesas de Bangladesh, de dos años de edad, unidos por la cabeza y con sólo una posibilidad de cuatro de sobrevivir a la intervención.

Un equipo médico australiano empezó una peligrosa y larga operación el lunes para tratar de separar a unas siamesas de Bangladesh, de dos años de edad, unidos por la cabeza y con sólo una posibilidad de cuatro de sobrevivir a la intervención.La operación para tratar de separa a Trishna y Krishna durará 16 horas, dijo el doctor Tony Holmes en el Hospital Real Infantil de Melbourne, donde se lleva a cabo la intervención.Holmes explicó que los médicos ya empezaron a cortar la bóveda craneal para, a continuación, pasar a separar las interconexiones de los vasos sanguíneos del cerebro."Por ahora se desconoce qué pasa cuando se separa la circulación cerebral, porque es un cambio en el movimiento de la sangre y la presión puede ser diferente en cada niña", explicó."Esos pocos minutos mientras la presión se equilibra en el cerebro son los que más tememos", añadió el doctor al subrayar que el equipo es "bastante optimista porque todo está yendo bien".Una de las siamesas, Krishna, estaba a punto de morir cuando llegaron a Australia, en enero de 2008, pero ahora ambas se encontraban bien y ya fueron sometidas a una serie de operaciones preparatorias.La Fundación Children First (CFF) llevó a las siamesas a Australia debido a que en su Bangladesh natal existían pocas esperanzas de que pudieran sobrevivir a una operación de separación.Holmes especificó que la tutora legal de las pequeñas, Moira Kelly, "les dio un beso y les deseó buena suerte" cuando fueron conducidas al quirófano.Separar siameses es una intervención muy difícil que ya en 2008 se saldó con fracasos en Gran Bretaña y Bangladesh. En cambio, un equipo saudí logró separar con éxito a unos siameses egipcios en febrero.Uno de los casos más famosos fue el fracasado intento por parte de un equipo de Singapur en 2003 de separar a las siamesas iraníes Laleh y Ladan Bijani, de 29 años, que murieron debido a una hemorragia 52 horas después de la operación.

Más noticias

0 Comentarios