Devastador sismo de 7 grados sacude Haití; advierten sobre una "catástrofe"

Un potente sismo de 7,0 devastó este martes a Haití, el país más pobre de América, haciendo añicos edificaciones de la capital, entre ellas el Palacio Nacional y la Catedral, y provocando el pánico en la población, sin que se tenga de momento un balance de víctimas.

Un potente sismo de 7,0 devastó este martes a Haití, el país más pobre de América, haciendo añicos edificaciones de la capital, entre ellas el Palacio Nacional y la Catedral, y provocando el pánico en la población, sin que se tenga de momento un balance de víctimas.Las autoridades no determinaron sobre la cantidad de muertos o heridos, pero advirtieron que los daños del temblor, uno de los más intensos registrados en América desde 2000, son gigantescos."Creo que verdaderamente se trata de una catástrofe de enormes proporciones", indicó el embajador de Haití en Estados Unidos, Raymond Alcide Joseph, a la cadena de televisión CNN.El palacio presidencial, la Catedral y varios edificios gubernamentales quedaron destrozados en Puerto Príncipe, informó la televisión de Haití.Las comunicaciones con la isla se colapsaron tras la tragedia que desató una alerta de tsunami para países caribeños como Cuba, Bahamas y República Dominicana.El presidente Barack Obama dijo que Estados Unidos está dispuesto a dar su ayuda cuanto antes. "Mis pensamientos y oraciones están con los que han sido afectados por este terremoto. Supervisamos la situación y estamos listos a ayudar a la gente de Haití", señaló.Un corresponsal de AFP en Haití detalló que el sismo duró poco más de un minuto. Poco después, dos réplicas de 5,9 y 5,5 estremecieron el país, indicó el Instituto de Geofísica de Estados Unidos (USGS).El USGS indicó inicialmente que el movimiento telúrico fue de magnitud 7,3. Además subrayó que el temblor se registró a 16 km de la capital Puerto Príncipe y a 27 km de Petionville (sureste), a una profundidad de 10 km.Para medir la potencia de un sismo, el USGS utiliza la magnitud de momento (Mw). En esa escala abierta, un sismo de 6,0 grados se considera fuerte.Un corresponsal de la AFP en Petionville, distrito con una gran actividad turística y una de las zonas más ricas situadas en el este de la capital, informó que un edificio de tres pisos fue derrumbado y un tractor se había desplazado al lugar para socorrer a las víctimas, mientras muchísimas personas se encontraban en las calles en estado de pánico.Es en Petionville donde residen la mayoría de diplomáticos en el país y los funcionarios de Naciones Unidas.El fuerte sismo se sintió con gran intensidad en su vecina República Dominicana, con la que comparte la isla La Española, informaron las autoridades."En todos los lugares se sintieron los efectos del temblor, no se ha reportado ningún daño, pese a que hemos estado monitoreando por todos los lugares más vulnerables", señaló Luis Luna Paulino, director de Defensa Civil a medios de prensa.Las autoridades de Cuba realizan evacuaciones preventivas en zonas bajas de la ciudad de Baracoa, en la región oriental de la isla, donde se sintió con intensidad el terromoto que sacudió a Haití, mientras vigilan la evolución del fenómeno."Se está evacuando a la población hacia las zonas altas por la alerta del tsumani. Estamos en esa situación ahora", dijo a la AFP vía telefónica un funcionario del gobierno municipal de Baracoa, unos 1.000 km al sureste de La Habana, en la provincia de Guantánamo.La ONU preparaba un esfuerzo masivo de socorro internacional a Haití, mientras sus funcionarios trataban en vano de entrar en contacto con sus representantes en el país ya que el terremoto perturbó seriamente las comunicaciones con la isla."Tratamos de entrar en contacto con nuestros equipos sobre el terreno pero tenemos problemas de comunicación, lo cual no es sorprendente después de semejante catástrofe", declaró a AFP la portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos humanitarios de la ONU (OCHA), Stephanie Bunker.Francia, Colombia y Venezuela indicaron que están dispuestos a ayudar al país tras la tragedia.El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, se declaró "muy preocupado con el pueblo haitiano y con los brasileños que están allí".Brasil ejerce el comando militar de la misión de estabilización de la ONU en Haití (minustah), integada por 17 países. El personal militar brasileño consta de unos 1.200 efectivos.La Minustah asumió el control de la seguridad en el país el 1 de junio de 2004, y su mandato ha sido renovado desde entonces.Haití, que detenta la renta per cápita más baja de todo América y el 80% de su población de casi nueve millones de habitantes viviendo en la pobreza, ha sido golpeada por una serie de catátrofes naturales, entre el pasaje de varios huracanes en 2008 con centenares de muertos y convulsiones políticas en los últimos años.

Más noticias

0 Comentarios