Destitución de funcionarios públicos revuelve clima político en El Salvador

La destitución de cuatro funcionarios de importantes instituciones del Estado por el presidente Mauricio Funes, siete meses después de haber asumido el poder, revuelve las aguas en su partido, que le exige "explicaciones".

La destitución de cuatro funcionarios de importantes instituciones del Estado por el presidente Mauricio Funes, siete meses después de haber asumido el poder, revuelve las aguas en su partido, que le exige "explicaciones"."No tenemos ninguna explicación clara del porqué de las sustituciones (y) cuáles son las fallas, porque es importante que la gente lo conozca ya que varios de ellos estaban cumpliendo con una misión satisfactoria", declaró a la AFP el portavoz del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Sigfrido Reyes.A pesar de pedir explicaciones, Reyes dice que su partido "respeta" la decisión del presidente porque lo hace "en uso de sus facultades"."Los cambios que se han dado son de funcionarios de segundo nivel y pueden considerarse normales", opinó por su parte el analista y profesor universitario Roberto Cañas.En tanto, el vicepresidente de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), Jorge Velado, aseguró que los cambios son importantes pero se registraron en instituciones menores."Hubiéramos esperado cambios en las áreas donde ha habido fallas bien marcadas, empezando por el ministerio de Seguridad y el director general de la Policía Nacional Civil que a pesar de que el Ejército les ayuda no ha logrado cumplir", comentó Velado a la prensa local.Por su parte, el analista político Luis Armando González, además de señalar la falta de una estrategia de la gestión gubernamental, cuestionó que en el ambiente "flotan interrogantes acerca de los criterios" seguidos por el presidente para remover de sus puestos a los funcionarios.En opinión de González, los cesados "hicieron lo mejor que pudieron, siguiendo el rumbo que creyeron armonizaba con los compromisos de campaña del presidente y con los ideales del partido que lo llevó al poder".Funes, que llegó a la presidencia el pasado 1 de junio bajo la bandera del FMLN, ha desautorizado en forma constante declaraciones del vicepresidente, titular de Educación y miembro del FMLN Salvador Sánchez Cerén, y ha declarado que mantendrá en evaluación permanente a su gabinete de gobierno en el que figuran prominentes miembros del partido de izquierda.Las figuras más representativas del partido de izquierda son el canciller Hugo Martínez y los ministros Sánchez Cerén (Educación), Humberto Centeno (Gobernación), Manuel Melgar (Justicia y Seguridad), Gerson Martínez (Obras Públicas) y la viceministra de Salud Violeta Menjívar.El lunes, el presidente Funes reemplazó al presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) José Francisco Gómez por Marco Antonio Fortín, un ingeniero dedicado a la industria de la construcción.Otro de los destituidos fue el superintendente de Electricidad y Telecomunicaciones, Tomás Campos, quien se opuso a la construcción de la presa hidroeléctrica el Chaparral, un proyecto en el noreste del país que Funes respalda. A Campos lo reemplazó Luis Méndez, un destacado abogado.El mismo lunes fueron separados de sus cargos la presidenta del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA), Karla Albanez, y el presidente de la Lotería Nacional de Beneficencia (LNB), Juan Pablo Durán.A Albanez le sustiyó Pablo Alcides Ochoa y a Durán Ernesto Mancía.

Más noticias

0 Comentarios