Desesperación en Haití mientras llegada masiva de ayuda satura aeropuerto

Miles de personas vagaban sin rumbo por las calles de Puerto Príncipe el jueves buscando ayuda, mientras los socorristas trabajaban a contrarreloj para buscar sobrevivientes y la llegada masiva de ayuda internacional saturaba el aeropuerto.

Miles de personas vagaban sin rumbo por las calles de Puerto Príncipe el jueves buscando ayuda, mientras los socorristas trabajaban a contrarreloj para buscar sobrevivientes y la llegada masiva de ayuda internacional saturaba el aeropuerto.Fuentes oficiales haitianas estiman que más de 100.000 personas murieron a causa del sismo que asoló el país el martes; más de tres millones de personas han resultado damnificadas.En medio del caos y el olor a putrefacción, la crispación iba en aumento por la lenta llegada de la ayuda internacional. En las últimas horas el temor a las enfermedades, además de la falta de agua y alimentos, agravaba la situación en una ciudad en donde los cuerpos siguen alineados por las calles esperando sepultura, dos días después del terremoto que la redujo prácticamente a ruinas.El bullicio de las calles se ve a veces interrumpido por disparos. La falta de agua y comida está llevando a los haitianos al extremo y los saqueos son abundantes."Si la ayuda internacional no llega, la situación puede degenerar rápidamente. Hace falta agua y comida urgentemente", afirma Lucila, sentada ante la puerta de su casa junto a su familia.En el aeropuerto, los civiles se agolpaban con la esperanza de salir a toda costa de la ciudad.Pese a que la torre de control estaba inhabilitada, socorristas procedentes de China, Estados Unidos o Francia desembarcaban el jueves en masa con toneladas de material de ayuda, saturando el aeropuerto cuando más se necesita de la ayuda."Vamos a enfrentarnos a un desafío logístico importante", indicó desde Ginebra la portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Elisabeth Byrs. Los equipos se esforzaban por tratar de poner en marcha la torre de control "al final del día", añadió."De momento, los aviones aterrizan a ojo, es muy fastidioso y es un auténtico problema", explicó la portavoz, poco antes que se anunciara la saturación del espacio aéreo haitiano."La gente de todo el mundo quiere ayudar", destacó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, cuando la organización se enfrenta a su propia catástrofe dentro del drama haitiano: 36 miembros de su misión murieron y otras 200 personas están desaparecidas, entre las cuales el jefe de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah), Hedi Annabi.El presidente estadounidense, Barack Obama, ofreció este jueves 100 millones de dólares de ayuda y todo el poder de su país para respaldar a los haitianos."Al pueblo de Haití, le decimos con claridad y convicción, no serán abandonados, no serán olvidados", afirmó Obama, ofreciendo "todos los elementos de nuestra capacidad nacional, nuestra diplomacia, y la asistencia al desarrollo, el poder de nuestras Fuerzas Armadas y lo más importante, la compasión de nuestro país".Canadá, Francia, Alemania, Holanda, Rusia y España han ofrecido equipos. Australia, Gran Bretaña y Japón son algunos de los países que han prometido varios millones de dólares en asistencia, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que suministrará inmediatamente 100 millones de dólares en ayuda de urgencia a Haití.También los países latinoamericanos, muchos de los cuales forman parte de la misión de paz de la ONU en Haití, comenzaron a enviar sus paquetes de ayuda y rescate.Brasil, que ejerce el mando militar de la Minustah, anunció el envío de ocho aviones con asistencia humanitaria, médicos y personal calificado para realizar rescates.Mientras ya fueron enviadas 28 toneladas de elementos de primera necesidad, como alimentos y agua, el gobierno brasileño aprobó un fondo de ayuda de 15 millones de dólares.Por su parte, el presidente francés Nicolas Sarkozy pidió el martes que Estados Unidos, Brasil, Canadá, además de Francia, convoquen una "gran conferencia" para la reconstrucción y el desarrollo de Haití.En medio del caos, militares brasileños realizaron con éxito el parto de una mujer haitiana en un puesto improvisado de Puerto Príncipe apenas dos horas después del terremoto, informó la estatal Agencia Brasil.La organización mundial Save de Children, basada en Gran Bretaña, advirtió que hasta a dos millones de niños pueden estar en riesgo tras el devastador terremoto de magnitud 7.0 que golpeó la ciudad cuando los pequeños estaban en las escuelas.

Más noticias

0 Comentarios