Desempleo y autoritarismo merman popularidad de Ortega en Nicaragua

La pérdida de más de 45.000 empleos por la recesión económica este año en Nicaragua, los problemas de gobernabilidad y el autoritarismo han socavado la popularidad del presidente Daniel Ortega en su tercer año de gobierno, indicaron este martes políticos y analistas.

La pérdida de más de 45.000 empleos por la recesión económica este año en Nicaragua, los problemas de gobernabilidad y el autoritarismo han socavado la popularidad del presidente Daniel Ortega en su tercer año de gobierno, indicaron este martes políticos y analistas."Lo que más resiente la gente es el desempleo, porque obliga a los nicaragüenses a emigrar a otros países" y dejar a sus familias, afirmó el portavoz del opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), Leonel Teller, a la AFP.Según la última encuesta, seis de cada diez nicaragüenses desaprueban la gestión de Ortega y lo acusan de "autoritarismo", de promover la "desunión" y el "conflicto" a pesar de los esfuerzos del gobierno por vender una imagen de "Paz y Reconciliación"."En estas condiciones económicas es difícil (que Ortega pueda) incrementar su popularidad", admitió Roberto Courtney de la organización Etica y Transparencia, para quien, los problemas de gobernabilidad y el cierre de espacios a la oposición también han perjudicado la imagen del mandatario.Los resultados de los sondeos muestran una fuerte caída de la popularidad de Ortega, que asumió el gobierno en 2007 con una aprobación de más del 60% de la población que esperaba que el Frente Sandinista (FSLN, izquierda) trajera prosperidad."Lenín decía que un gobierno para que sea estable debe darle respuestas a los problemas de su pueblo", afirmó a la AFP Courtney, presidente del organismo de observación electoral, Etica y Transparencia (EyT).Proyecciones oficiales indican, sin embargo, que este año la economía de Nicaragua sufrirá por primera vez una caída (de 2%), tras más de una década de crecimiento continuo.El retroceso es consecuencia de la crisis mundial y la decisión de la comunidad cooperante de congelar la ayuda al presupuesto, tras las cuestionadas elecciones municipales de 2008, coinciden el gobierno y analistas.Para el economista independiente, Néstor Avendaño, la caída de un 6,5% de las remesas que los inmigrantes envían a sus familiares en Nicaragua contribuyó a reducir el consumo interno, la recaudación tributaria y los planes de inversión pública del gobierno que ayudan a generar empleo, en un país con cerca del 70% de la población en la pobreza.Más de 12.000 trabajadores públicos fueron despedidos por el gobierno, según federaciones sindicales independientes.Mientras que otros 30.000 obreros, en su mayoría mujeres, perdieron sus trabajos en las fábricas de las Zonas Francas, por cierres de operaciones y la caída de la demanda internacional, informó por su parte, el Movimiento de Mujeres "María Elena Cuadra".La crisis también sacó del mercado a 800 pequeñas empresas nicaragüenses que clausuraron este año sus puertas lanzando al paro a 5.000 trabajadores, precisó el Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, cuyas ventas se redujeron este año en cerca de 250 millones de dólares.Para el ex compañero de lucha de Ortega, el ex comandante guerrillero Víctor Tirado, la ausencia de políticas gubernamentales serias para generar empleo, han agravado la crisis.Los nicaragüenses que han conservado sus trabajos tienen que ingeniárselas para sobrevivir con salarios que oscilan entre los 70 y los 500 dólares mensuales, que en muchos casos no alcanzan para comprar la canasta básica de 53 productos, valorada en 400 dólares.Unos 50.000 maestros de colegios públicos que ganan menos de 200 dólares al mes amenazaron el lunes con boicotear la apertura del año lectivo 2010 si el gobierno no aumenta sus salarios.

Más noticias

0 Comentarios