Denuncia de espionaje telefónico en Perú incomoda al partido de gobierno

El presidente de Perú, Alan García, desmintió el lunes afirmaciones de la prensa según las cuales el candidato opositor Ollanta Humala habría sido objeto de espionaje durante la campaña electoral de 2006 por parte del actual partido de gobierno.

El presidente de Perú, Alan García, desmintió el lunes afirmaciones de la prensa según las cuales el candidato opositor Ollanta Humala habría sido objeto de espionaje durante la campaña electoral de 2006 por parte del actual partido de gobierno.Humala, un ex comandante del ejército a quien Hugo Chávez apoyó en 2006 como candidato del Partido Nacionalista, reiteró este lunes su denuncia de que fue espiado y dijo a la AFP que "los hechos muestran que Alan García no es garantía de limpieza para el próximo proceso electoral" de 2011."El presidente García es una amenaza para la democracia peruana", agregó Humala, quien señaló "que evalúo con mis asesores presentar una denuncia penal (contra el mandatario) por ser parte agraviada".Humala, quien aspira a presentarse en el 2011, señaló que espera que la Justicia siga avanzando en las investigaciones sobre los hechos denunciados por la prensa.La prensa ha denunciado la existencia de facturas emitidas a nombre del APRA (partido oficialista) por Business Track, una empresa privada de seguridad de marinos retirados, que es actualmente investigada en el marco de una denuncia de espionaje telefónico comercial.Según varios medios locales, la investigación judicial descubrió en las computadoras de Business Track audios y mensajes electrónicos de Humala, interceptados en la recta final del balotaje de abril de 2006.El presidente García ha negado la versión, señalando que en la época era absurdo interceptar los teléfonos de Humala porque sus nexos con el presidente venezolano Hugo Chávez eran conocidos, así como sus propuestas."No sé para qué habría que 'chuponear' (espiar) a Humala si por las cosas que decía públicamente no necesitaba chuponeo: 'voy a parar el empleo', 'voy a detener la inversión', 'voy a gobernar como Chávez'. ¿Necesitaba chuponear eso?", sostuvo García a varios medios el domingo."Hay que ser ingenuo para decir que alguien necesita enterarse de planes ocultos si estaban los planes sobre la mesa", acotó García.El presidente minimizó también la versión de lazos entre el gobierno y la empresa de seguridad que había sido recogida por el periodista Gustavo Gorriti en 'Petroaudios', un libro sobre un escándalo de cabildeos y pagos en la concesión de contratos petroleros durante el gobierno de García que llevó a la caída del primer ministro Jorge del Castillo en octubre de 2008."Gorriti es un novelista", dijo escuetamente Alan García.En el libro el periodista, uno de los más prestigiosos del Perú, reproduce un supuesto diálogo entre el entonces candidato presidencial García y el capitán de navío en retiro Elías Ponce, propietario de la empresa dedicada al espionaje.El diálogo ha sido recordado por la prensa por su directa vinculación con el caso Humala: "usted ayúdeme con el comandante que yo me encargo de la Gorda", le habría dicho García al marino. El comandante es Ollanta Humala, ex militar con grado de teniente coronel; y la 'Gorda' sería el apelativo de la entonces candidata presidencial conservadora Lourdes Flores.Según Gorriti la relación entre el APRA y la empresa de espionaje se remonta a 2005, cuando los contactó el almirante en retiro Luis Giampietri. Giampietri es el actual vicepresidente peruano, quien ha admitido ser amigo de Ponce.Humala ya había evocado la posibilidad de denunciar al gobierno por espionaje en septiembre pasado, a raíz de la publicación del libro de Gorriti, cuando aseguró que eso reforzó su convicción de que "García llegó con trampa a la presidencia de la República, tanto en la primera vuelta como en la segunda".

Más noticias

0 Comentarios