¡Dejemos ya de contar los casos de la nueva gripe A-H1N1!

Es increíble cómo el Internet ha cambiado la práctica de la salud pública y la medicina.

Es increíble cómo el Internet ha cambiado la práctica de la salud pública y la medicina. En la actualidad, muchos departamentos de salud están conectados con hospitales, emergencias y centros de investigación para recopilar y estudiar las estadísticas relacionadas a una serie de enfermedades. Accidentes, casos de cáncer, envenenamientos, infecciones, etc. son contabilizados y analizados diariamente.

Pero el Internet también permite que los científicos de diversos países se intercambien los datos y conocimientos que necesitan para avanzar sus estudios. La gran mayoría de revistas médicas importantes están ahora “en línea” el mismo día de su publicación y el profesional de la medicina que no “está conectado” se pierde la oportunidad de estar bien informado.

En estos meses de pandemia con la nueva gripe A-H1N1, el Internet está jugando un rol protagónico. Es probable que durante este tiempo,la página web de la Organización Mundial de la Salud haya sido una de las más visitadas en el mundo porque en ella se publicaba diariamente el número de casos confirmados y de muertos a medida que iban apareciendo en diversos países del mundo. Es bueno reflexionar sobre este punto; con un solo “clic” del ratón de la computadora le estábamos siguiendo la pista a una pandemia y nos dábamos cuenta en qué parte del mundo estaba apareciendo la nueva gripe.

Eso no había ocurrido nunca en la historia de la medicina.

Pero para sorpresa de mucha gente, desde el 6 de julio pasado la OMS ya no publica su lista de casos confirmados y de muertos por la nueva gripe y en un comunicado del 16 de julio explicó las razones para ese cambio:

1. Gracias a la vigilancia y al reporte de los casos de abril a julio, se ha visto que

el virus ya está presente en todo el mundo

. En epidemias pasadas, un virus necesitaba 6 meses para diseminarse de la manera en que este nuevo virus lo ha hecho en solo 6 semanas.

2.

Ya es imposible contar el número de casos sospechosos

y es ocioso y muy caro (

especialmente para países pobres

) hacerle la prueba del nuevo virus a cada caso sospechoso para confirmar si es una gripe A-H1N1.

3.

Debido a que la enorme mayoría de casos se presentan como una enfermedad muy leve y que se recupera sola, incluso sin ningún tipo de tratamiento

; el nuevo método de vigilancia solo se concentrará en el seguimiento de los siguientes grupos de pacientes:

a. Grupos de casos de infecciones severas o fatales.

b. Grupos de casos de severas infecciones respiratorias que requieran ser hospitalizados.

c. Síntomas raros o inexplicables asociados a casos fatales de infección por el nuevo virus A-H1N1.

4. Debido a que es importante vigilar todavía el comportamiento del virus, se recomienda vigilar los siguientes patrones de infección:

a. Picos de ausentismo en escuelas y centros de trabajo.

b. Aumento inusitado de visitas a las emergencias.

5. La prueba de confirmación del nuevo virus de influenza A-H1N1 solo deben hacerse en los casos graves. Por eso señor o señora, no se moleste con su médico si este no le quiere hacer la prueba.

6. La OMS les recomienda a los países que ya tienen casos confirmados (caso del Perú) que dejen de contar y reportar los casos sospechosos y confirmados y que se limiten a informar eventualmente de los cambios en el patrón de la pandemia y a estudiar los grupos de riesgo para implementar campañas preventivas.

En otras palabras, amable lector,

la OMS le ha puesto fin a los reportes con los que todavía los periódicos y noticieros de televisión nos bombardean todos los días

, reportes que nos hablan del número de casos por confirmar o confirmados en diversas regiones del país.

Para poner en perspectiva la inutilidad de ese tipo de información, consideren los siguientes datos de gripe estacional en EE.UU.:

• Cada año, aproximadamente el 36% de la población norteamericana sufre de la gripe (eso representa aproximadamente 98 millones de personas). Para aquellos que les gustan los números, eso significa 8 millones por mes, 1.9 millones por semana, 269.000 por día, 11.178 por hora, 186 por minuto, 3 por segundo.
• De los 98 millones de enfermos, solo 114.000 son hospitalizados y 36.000 fallecen.
• En el caso de la nueva gripe A-H1N1, menos del 4% de los casos confirmados han necesitado ser hospitalizados y como felizmente hasta ahora no ha cambiado, solo el 0.4% fallece.

¿Se imaginan lo inútil que sería que los noticieros estén informando diariamente el número de casos de gripes sospechosas o confirmadas que vayan apareciendo en cada ciudad? ¡Ni siquiera el número de muertos se reporta con la gripe estacional!

En resumen, sin conocer el número de contagiados en el país o en una región (algo imposible de determinar) pensamos que ya debería dejar de reportarse el número de casos probables y confirmados en el Perú. Reportados en un vacío, esos números no tienen sentido y solo contribuyen a perpetuar la alarma en el público. La gripe ya está en el Perú y ha venido a quedarse, ¿hasta cuándo y para qué se va a seguir contando?

Los países del hemisferio sur están en plena fase aguda del problema (probablemente alcanzará su punto máximo en agosto) y este problema disminuirá mucho, pero sin desaparecer, cuando lleguen la primavera y el verano. Los países del hemisferio norte ya se están preparando para ver un aumento extraordinario en el número de casos, casos que ya se están presentando de manera desproporcionada en pleno verano. En EE.UU., por ejemplo, se estima que

más de un millón de personas ya se han infectado

con el nuevo virus A-H1N1 a pesar de que solamente poco más de 43.000 fueron confirmados. Es por eso que desde el 24 de julio, los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta por sus siglas en inglés) también dejarán de reportar el número de casos probables y confirmados; solo dará reportes sobre el número de hospitalizaciones y fallecimientos.

En otras palabras amable lector, esta nueva gripe A-H1N1 ha venido, está dando la vuelta al mundo, se está diseminando rápidamente, tiene felizmente,

hasta ahora

, una muy baja mortalidad y ha venido a quedarse con nosotros.

Existen grupos de riesgo que se están empezando a definir:

mujeres embarazadas, personas con defensas disminuidas por tratamientos o enfermedades, obesidad mórbida y niños pequeños.

También es importante saber que el día de hoy el MINSA publica excelentes nuevas reglas para el manejo y el tratamiento de la infección. Las siguientes son esas reglas que todos debemos conocer:

1. Si se observa un “cuadro clínico” (fiebre mayor a 38 °C, tos, mucosidad) y signos de alarma (deshidratación, dificultad para respirar, color azul en la piel, entre otros), se procederá a la

hospitalización, se aplicará el tratamiento antiviral y se realizará el análisis de laboratorio

2. Si el paciente con un "cuadro clínico", como se define anteriormente, no muestra signos de alarma pero pertenece a un grupo de riesgo, también

recibirá tratamiento antiviral, pero con aislamiento voluntario en su casa.

3. Si solo tiene el cuadro clínico, el paciente

debe quedarse en casa y no se le recetará el antiviral.

En esta categoría, amable lector, cae la enorme mayoría de gente y por lo tanto, si le da la gripe, no se desespere y sobre todo no se automedique. De hacerlo, no solamente será un acto inútil, sino que estará contribuyendo a un posible desarrollo de resistencia del virus a los antivirales..

Si usted desea saber cómo prevenir esta nueva gripe y en qué caso acudir al médico, le recomiendo leer este post.

Felizmente, con la ayuda del Internet, los investigadores seguirán estudiando y tomándole el pulso a esta nueva gripe día a día, y por supuesto que apenas ocurra algo importante, este blog se lo dejará saber.

El Dr. Elmer Huerta ve pacientes en el Washington Hospital Center en Washington DC y es Presidente de la Sociedad Americana del Cáncer.
Tiene tres programas de radio diarios, tres programas de televisión semanales y además escribe para revistas y periódicos e Internet.

Más noticias

0 Comentarios