Decretada ley marcial frente al riesgo de rebelión en Filipinas

La presidenta filipina, Gloria Arroyo, enfrentada a un riesgo de rebelión, decretó este sábado la ley marcial en la provincia de Maguindanao, en el sur del país, tras la detención de su gobernador, vinculado a la matanza de 57 civiles el pasado 23 de noviembre.

La presidenta filipina, Gloria Arroyo, enfrentada a un riesgo de rebelión, decretó este sábado la ley marcial en la provincia de Maguindanao, en el sur del país, tras la detención de su gobernador, vinculado a la matanza de 57 civiles el pasado 23 de noviembre.Es la primera vez que en Filipinas se instaura la ley marcial desde la dictadura de Ferdinand Marcos. En aquel entonces, todo el país había sido colocado bajo la ley marcial entre 1972 y 1981.El jefe de la policía filipina, Jesús Verzosa, y el jefe del Estado Mayor del ejército, general Víctor Ibrado, explicaron esta decisión por la amenaza creada por el importante ejército privado creado por el gobernador provincial, Andal Ampatuan, detenido este mismo sábado.Ampatuan, expulsado de la coalición de Gloria Arroyo después de la matanza del 23 de noviembre, está acusado de estar implicado en ésta, la cual estaría vinculada a rivalidades entre su clan y otro por el control de la provincia, donde debe haber elecciones en 2010.Según el ejército, la instauración de la ley marcial es consecutiva al descubrimiento el jueves de un importante arsenal, compuesto de armas anti-tanque, morteros y fusil-ametralladoras, a un centenar de metros de la propiedad de la familia Ampatuan, en Shariff Aguak.El portavoz de la presidenta Arroyo, Cerge Remonde, explicó de su lado que esta decisión fue adoptada "en respuesta a los llamados a la justicia lanzados por los parientes de las víctimas de la matanza Maguindanano.Más de 4.000 soldados fueron desplegados en la provincia y numerosos puestos de control fueron instalados cerca de Shariff Aguak, constató AFP.En el día, 20 hombres de la milicia pricada de la familia Ampatuan fueron detenidos y se descubrió numerosa munición, anunció la policía.Habitantes de la región comenzaron a huir por temor de un estallido de violencia.Andal Ampatuan Sr, gobernador provincial desde 2001, fue detenido este sábado de la madrugada en su domicilio , "sin oponer resistencia", por miembros de las fuerzas especiales, anunció un portavoz militar, el mayor Randolph Cabangbang.Uno de sus hijos, Zaldy Ampatuan, gobernador en una zona musulmana autónoma en el sur de Filipina, también fue detenido, según el ejército.Otro hijo, Andal Ampatuan Jr, alcalde de una localidad de la provincia, se había entregado a las autoridades tres días después de la matanza, negando ser el responsable a pesar de los testimonos que lo acusan.Hasta ahora fue inculpado por 25 homicidios, según las autoridades, y nuevos cargos podrían serle imputados.La policía también inculpó a Ampatuan Sr y a cuatro otros miembros de su clan por su presunto papel en la matanza.Jesús Verzosa indicó que al menos tres otros miembros del clan eran buscados por sus presuntos vínculos con la masacre.Según la policía, Andal Ampatuan Jr y un centenar de sus hombres mataron a balazos a los ocupantes de un convoy en el seno del cual se encontraban parientes del rival del clan a la elección provincial, así como un grupo de periodistas.Entre los muertos, figuran 27 periodistas y al menos 22 mujeres.El rival político en cuestión es una actual pretendiente al carto que ocupa Ampatuan Jr.La ley marcial, que puede ser impuesta durante dos meses como máximo, será suspendida en cuanto sea posible, declaró la portavoz de la presidencia.

Más noticias

0 Comentarios