Los DVD’s más rentados en el área

Como es natural, las cintas más populares para la renta en Washington son las que mayores nominaciones al Oscar recibieron.

La gente está aprovechando para ver los filmes que a lo mejor no alcanzó a ver en los cines y sienten que los premios a los que fueron nominados, les dan la suficiente garantía de calidad.  

1.-Doubt.- (Dir. John Patrick Shanley).- El año es 1964 y los cambios que vendrían con la revolución sexual, se comenzaban a sentir. Por primera vez es aceptado un estudiante de raza negra en una escuela primaria católica del Bronx en Nueva York. La severa madre superiora  Aloysius (Meryl Streep, quien se ganó el Oscar por su actuación) esta empeñada en demostrar que un sacerdote a quien no tolera por sus visión más relajada de la iglesia y el mundo, ha abusado del estudiante de color. El padre Flynn (Philip Seymour Hoffman), niega las acusaciones y se defiende diciendo que es la compasión lo que lo acercó al niño afroamericano al ver como se burlaban de él sus compañeros. Pero la madre Aloysius no tiene dudas. Está tan convencida de la culpabilidad de Flynn como de los dogmas de su religión y de la rectitud de sus propósitos. El diálogo entre los Flynn y Aloisyus refleja temas más universales que el abuso sexual y el castigo. Sobre todo, como su nombre lo dice, expresa la diferencia entre estar en lo correcto y hacer lo correcto, entre la justicia y la verdad y, lo más importante, entre querer “ayudar” a la supuesta víctima y solo castigar al supuesto culpable. La cinta dirigida por John Patrick Shanley (quien tambien escribio el guion basado en su propia obra de teatro) recibió 5 nominaciones al Oscar. Además del que se llevo Streep,  Hoffman,  Amy Adams y Viola Davis también fueron nominados por su actuación. Una cinta que hace eco de los escandalos en la iglesia catolica por abuso sexual de menores.

2.-Slumdog Millionaire o Amarga Victoria (Dir. Danny Boyle y Loveleen Tandan) – En medio de la épica de la miseria que es esta película, hay una escena que contrasta con la sordidez de las otras: una representación de la ópera Orfeo y Euridice frente al Taj Mahal. Y como la ópera, el filme oscila entre lo sublime y lo ridículo, o mejor dicho, lo grotesco. Sucede en la India, pero podría ocurrir en cualquiera de las ciudades “perdidas” de nuestros países latinoamericanos. Mientras Jamal de 18 años concursa en una versión local de Who Wants to be a Millionaire, su vida es intercalada en flash-backs con sus respuestas. En contraste con las luces y el oropel del escenario, descubrimos la desgarradora infancia de Jamal, en un barrio de Mumbai donde el radio de contraste económico y social es de  20,000,000:1. El escocés Danny Boyle parecería una opción extraña para esta cinta, pero el estilo visual del director de Trainspotting, encaja perfectamente con una realidad que solo puede clasificarse de alucinante: niños viviendo en basureros, mendigos aventándose a los coches, seres deformes pidiendo limosna. En contraste hay escenas líricas o llenas de colorido y humor  que parecen eructos surgidos de una realidad insoportable. Boyle logra insertar un elemento fantástico que se antepone a todo lo demás y que va a contracorriente con el discurso implacable de la historia: la extraordinaria posibilidad del amor y el heroísmo aun en los abismos más profundos de la miseria. El improbable final feliz de la historia es Boyle, quien—como Orfeo—rescata con su arte la belleza que se puede encontrar aun en el mismo infierno.   







3.-The Reader o Amor entre las ruinas. (Dir. Stephen Daldry).-“Cuéntame Musa la historia del hombre de muchos senderos que anduvo errante mucho tiempo después de la sagrada Troya asolar.” Con esta frase de “La Odisea,” Daldry establece el sentido épico y literario de esta historia basada en la novela de Bernhard Schlink. Alemania 1958: un país que todavía muestra las marcas físicas y psíquicas de la guerra. Un país que ha perdido el rumbo y necesita regresar a “casa.” Michael de 15 anos (David Kross) establece una improbable relación sexual con una mujer de 36 (Kate Winslet). A pesar del intenso vínculo que los une ella desaparece un día sin explicaciones. En 1966, Michael presencia como estudiante de leyes el juicio a  un grupo de guardias de la SS responsables de la muerte de 300 judíos durante la llamada "Marcha de la Muerte." Hanna, quien se encuentra entre las acusadas, es duramente juzgada por sus conciudadajnos que resultan tan crueles como jueces que como victimarios. La improbable unión de Hanna y Michael es la unión simbólica de la inocencia con la experiencia irredimible. Es la fusión indispensable—por horrible que parezca—de un pasado criminal y su presente.  La nueva Alemania tiene que hacerse responsable de esa Alemania vieja y fea para sobrevivir como país. En la cinta la culpa se atribuye indirectamente a la ignorancia, no a la de no saber los crímenes que se estaban perpetrando, sino a la falta de educación. Como en la obra maestra de Fritz Lang, M, que presagio en 1931 el horror que se avecinaba, The Reader parece sugerir que Alemania debe reconciliarse con la idea de que el asesino no está entre nosotros sino, somos nosotros.

Más noticias

0 Comentarios