DT colombiano Montoya busca recuperar movilidad y celebra Navidad con pobres

El entrenador colombiano de fútbol Luis Fernando Montoya, cuadripléjico desde hace cinco años y ganador de la Copa Libertadores en 2004, ya respira sin ayuda mecánica y busca recuperar la movilidad del cuerpo, mientras consigue regalos navideños para niños pobres.

El entrenador colombiano de fútbol Luis Fernando Montoya, cuadripléjico desde hace cinco años y ganador de la Copa Libertadores en 2004, ya respira sin ayuda mecánica y busca recuperar la movilidad del cuerpo, mientras consigue regalos navideños para niños pobres.Montoya, de 48 años y quien llevó al Once Caldas al título de la Libertadores y a disputar la Copa Intercontinental en 2004 ante el Oporto portugués en Yokohama (Japón), es conocido en Colombia como el 'campeón de la vida'.Ese apodo se debe a su determinación para reponerse al percance ocurrido el 22 de diciembre de 2004 cuando resultó herido de bala en el cuello al intentar repeler un asalto contra su esposa, Adriana Herrera, en su casa de campo de la localidad de Caldas, próxima a Medellín (450 km al noroeste de Bogotá).Un hombre y tres mujeres fueron detenidos y condenados a diversas penas de cárcel como responsables del ataque a balazos contra el timonel.El impacto que recibió Montoya le afectó la médula espinal y le causó parálisis en las extremidades, por lo que los médicos le conectaron a un respirador artificial y a un marcapasos diafragmático para que pudiera sobrevivir.Montoya prometió a mediados de este año a su hijo José Fernando, de 8 años, que antes de la Navidad dejaría los aparatos para respirar por su cuenta, y esta semana se alegró ante la prensa de haber cumplido lo anunciado."Le prometí a mi hijo que me iba a desconectar de esos aparatos y le cumplí", señaló el estratega a la prensa."Yo le decía: 'José, no sé pero yo tengo que quitarme esto de acá. Y lo quiero hacer este año para dárselo de aguinaldo (navideño) a usted. No más, me tienen cansado estos aparatos, no los soporto más y creo que lo vamos a lograr", añadió el entrenador.Según los médicos, el 'campeón de la vida' deberá ser sometido a una nueva operación para instalarle un estimulador eléctrico que le ayuden a controlar los esfínteres, mientras él se empeña en seguir con las terapias para tratar de recuperar la movilidad en el tronco y las extremidades."Ahora lo que resta es tratar de recuperar la movilidad. Es difícil pero no es imposible. Todo se puede dar si tenemos fe, creemos y confiamos en que mañana va a ser un día distinto", enfatizó Montoya, cuya recuperación fue calificada de "asombrosa" por los médicos que le atienden.El entrenador dijo que cuenta con "la ayuda de Dios", su esposa, su hijo y otros familiares y amigos que comparten con él la fe religiosa y el espíritu de la Navidad y a los que recibe sentado en un sofá de su vivienda de Caldas."Solo falta que Dios le dé una palmadita en la espalda y le diga: 'Luis Fernando, levántate y anda'", dijo su esposa Adriana Herrera, quien añadió que los días de llanto y tristeza han sido sustituidos por la alegría ante la recuperación del técnico, en coincidencia con los festejos de la Navidad.La familia Montoya-Herrera también busca regalos para niños pobres de una aldea próxima a la localidad de Caldas, mientras celebran la llamada 'novena de aguinaldos' que terminará el 24 de diciembre, cuando darán los presentes a los menores, y se dispone a recibir el Año Nuevo en compañía de varios allegados.En 2010, Montoya seguirá impartiendo clases en el estatal Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), analizando partidos de fútbol y escribiendo columnas en los periódicos, según fuentes de su entorno.

Más noticias

0 Comentarios