El DC perdió pero ganó la presencia de su líder

Olsen: 100% corazón, pasión y respeto. Corazón de atleta; pasión por el juego y respeto por la ciudad, su afición y los colores de su camiseta.

Después de dejar al conjunto capitalino en el sótano de la tabla con 12 puntos y sólo tres victorias, se produjo la salida abrupta del entrenador del DC United.Una decisión que muchos fanáticos, periodistas y seguidores del equipo pedían desde hace meses a la directiva.

En medio de  una crisis, se debe de actuar con rapidez y energía. Al parecer, eso fue lo que hizo la administración del club que nombró como director interino a quien ya formaba parte del cuerpo técnico; nada menos que  una leyenda del fútbol local: el ex-jugador Ben Olsen.

El nombramiento tomó por sorpresa al mismo Olsen, quien en el momento de aceptar las riendas del equipo temporalmente destacó tanto su amistad con Curt Onalfo como su compromiso con los colores que lo hicieron brillar como jugador y su amor por  la hinchada del DC.

Para nadie es un secreto que el equipo está perdido y que  no encuentra el camino. Hay un caos y eso nadie lo niega. La pregunta es: ¿cómo tratar de encarrilar a una franquicia que se está perdiendo en ese caos aún a sabiendas de que tiene una gran afición?

La respuesta es fácil. Dadas las circunstancias, le das las riendas del equipo a una persona totalmente identificada con la institución, 100% deportiva, que sufrió duras derrotas, que se desarrolló con el equipo y que triunfó como jugador ganando títulos en la MLS. Ahora, en su  faceta como entrenador , ¡qué mejor  oportunidad para llevar al equipo de sus amores al pedestal del triunfo!

Eso es lo que parece que ha hecho el DC United y creo que Ben Olsen no debería desperdiciar la oportunidad si la directiva lo confirma oficialmente como nuevo director del DC United.

Una cosa puedo decir sobre Ben Olsen: si su carrera como entrenador tiene la mitad  del esfuerzo que tuvo su carrera como jugador, entonces el club debería considerarlo inmediatamente.

Olsen aportaría al equipo 100% de corazón, pasión y respeto.Corazón de atleta; pasión por el juego y respeto por la ciudad, su afición y los colores de su camiseta.

Para la afición capitalina, el nombramiento del  director interino ha sido recibido con agrado. Mas aún al saber de quién se trataba, porque  lo que en realidad querían era la salída de Onalfo.

Pero no hay que olvidar la historia del DC, un equipo dominante que marcó el paso en la MLS y al que su  afición deportiva pide (y merece) mucho más. En el debut de Olsen al frente del equipo, el DC United cayó 1-0 ante el Revolution de Nueva Inglaterra, pero el equipo mostró una actitud completamente diferente. Ganas de jugar, ganas de no querer perder, mostró vergüenza deportiva y si bien es cierto que perdió, no es menos cierto que lo hizo luchando. Lo que demuestra, una vez más, que hay veces  que perdiendo también se gana.

Esperemos que con jugadores jóvenes como Andy Najar y Rodney Wallace en pleno desarrollo de su talento y muchos otros y bajo la batuta de un grande como Ben Olsen, el equipo capitalino enderece por fin su rumbo en el campeonato.

Más noticias

0 Comentarios