Cumbre iberoamericana finaliza sin declaración común sobre Honduras

Los mandatarios de los países iberoamericanos no lograron ponerse de acuerdo en la XIX cumbre de Estoril en una declaración común sobre Honduras, cuyas elecciones del domingo y la situación creada por ellas dominaron los debates del lunes y martes.

Los mandatarios de los países iberoamericanos no lograron ponerse de acuerdo en la XIX cumbre de Estoril en una declaración común sobre Honduras, cuyas elecciones del domingo y la situación creada por ellas dominaron los debates del lunes y martes.Ante la división de opiniones, la presidencia de la Cumbre, que ostentó Portugal, emitió un comunicado que afirmó que "los jefes de Estado y de gobierno consideran que la restitución del presidente José Manuel Zelaya (...) es un paso fundamental para el retorno a la normalidad constitucional".Los mandatarios también indican que "seguirán contribuyendo activamente en la búsqueda de una solución que permita la apertura de un diálogo nacional" en Honduras."Hay diferencias en las opiniones de los distintos gobiernos sobre el futuro inmediato" y "la discrepancia ha estado en la valoración de las elecciones", declaró el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, al término de este encuentro en Estoril, a 25 km al oeste de Lisboa.La cumbre estuvo dedicada a la "Innovación y el Conocimiento" y fue marcada por la ausencia de ocho presidentes, los de Venezuela, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Nicaragua, Guatemala, Cuba y Honduras.En la Declaración aprobada por los 22 países, éstos se comprometieron a "promover la creación de un nuevo y ambicioso programa cuya definición estará a cargo" de responsables de los países y de la secretaría iberoamericana (SEGIB).La región se comprometió a "avanzar hacia políticas públicas en materia de innovación y conocimiento que propicien la equidad".En el texto no aparece el programa "Iberoamérica Innova", impulsado por Brasil y España, entre otros, que debía aprobarse para promover la innovación sobre todo en el campo empresarial y al que España debía aportar 3 millones de euros.Los mandatarios debatieron también sobre la cooperación necesaria para combatir el cambio climático en América Latina, a pocos días de la cumbre de la ONU sobre clima en Copenhague.Afirmaron en la Declaración que para luchar contra el cambio climático necesitan "flujos financieros internacionales nuevos y adicionales, suficientes y previsibles" y "apoyo financiero y tecnológico de los países desarrollados", teniendo en cuenta "las condiciones nacionales de los países en desarrollo".La cumbre de Copenhague, del 7 al 18 de diciembre, debe acordar la continuación del Protocolo de Kioto para hacer frente al cambio climático, fijando reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero también para los países en desarrollo, con la ayuda de fondos de los países desarrollados.Asimismo apoyaron la iniciativa Yasuní ITT de Ecuador para dejar de sacar 846 millones de barriles de petróleo de este Parque Nacional amazónico a cambio de financiación internacional.Los países del Mercosur y España aprovecharon la Cumbre de Estoril para convocar una reunión ministerial el lunes en la que escenificaron el "alto interés" de ambos a reactivar las negociaciones entre el bloque sureño y la Unión Europea (UE) para un acuerdo de libre comercio durante el primer semestre de 2010, en que España presidirá la Unión.La Cumbre también acogió como observadores a Italia y Bélgica y a varias instituciones como la FAO y la OCDE como observadores consultivos.La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, anunció que la XX cumbre iberoamericana tendrá lugar en 2010 en su país, en la ciudad de Mar del Plata, y estará dedicada a Infancia e Inclusión.

Más noticias

0 Comentarios